Articulista invitada

Fortalecer el afecto

En relación a lo ocurrido en el Colegio Americano del Noreste, es importante reflexionar por qué algunos medios informativos tal parece que se encargan en correr la noticia del caos, y aunque brindan opciones para "atender urgencias", alertan contra el efecto de repetición y al mismo tiempo lo recrean.

Este interés por el tema no debe ser una intervención tardía ni solo una noticia, porque los hechos ya sucedieron.

Lo importante es que cualquiera de nosotros estamos expuestos a estos eventos y por lo tanto es responsabilidad de todos: grandes y chicos, instituciones, empresas y gobiernos debemos generar una ética de respeto por la vida y por la muerte. El respeto por el otro.

Estos hechos demuestran claramente que cuando hablamos de situaciones que atentan a nuestra seguridad e integridad individual y colectiva no basta con hablar o explotar en discursos viscerales, hay que brindar alternativas de corrección y contención.

El vivir en una sociedad que hace como que ve pero sin mirar, además de tener miedo de explorar las cosas con que juegan nuestros seres cercanos (hijos, hermanos, esposos, amigos, compañeros, maestros, etcétera), qué libros leen, los sitios que visitan en físico y en redes sociales, las comunidades y organizaciones a las que pertenecen, han creado una confusión entre los derechos de las personas y el cuidado de las mismas.

No se trata de crear culpas, lo que se ocupa es generar conciencia y educar para la vida para que las personas no sigamos en esa ruta de creciente indiferencia y falta de compromiso humano, lo que necesitamos es fortalecer los vínculos afectivos con respeto.

Es importante subrayar que los medios informativos han de preservar el respeto a las personas, a los valores éticos y a la responsabilidad moral por los efectos que producen en los más jóvenes y personas vulnerables; no es correcto que por vender un poco más, lucren con la tragedia humana. Además de su función informativa, su principal motivo es el cuidado del tejido social, informar, comunicar, orientar y por lo tanto educar porque la sociedad le otorga valor a lo que se publica en un diario, en la televisión o en las redes.

mircolin@prodigy.net.mx