Hablemos de Beisbol

Play offs: dominio del pitcheo sobre el bateo

No cabe duda que cada vez se notan más los famosos scouts, personajes que se dedican, no como era antes, a buscar y contratar talentos de béisbol, ahora el scout se dedica principalmente a finales de la temporada a observar a los equipos que posiblemente sean rivales, a los que tengan que enfrentar su equipos. Esto, amables lectores, creo sin temor a equivocarme, es uno de los grandes aciertos que tienen los equipos, observen con atención los juegos de estos playoffs y de casi toda la temporada y verán como casi en un 80 por ciento, el catcher ya no se pone de acuerdo con el pitcher para ver qué lanzamiento le pide, ahora siempre voltea al dugout de su equipo y ahí le dan las señales para decirle al pitcher qué lanzamiento debe lanzar.

Y en estos playoffs esto ha sido la dinámica hasta el domingo, pues este artículo se tiene que entregar el lunes al mediodía, y en base a esta apreciación, ha sido un dominio del pitcheo sobre el bateo, veremos de acuerdo a las estadísticas de los primeros diez juegos entre los equipos contendientes y los números nos dicen los siguiente:

En diez juegos se han logrado 175 ponches, o sea un promedio de 17.5 ponches por partido y la cifras más relevantes han sido: en el segundo juego entre Dodgers y Bravos se dieron 24 chocolates, 15 de Dodgers y 9 de Atlanta, en el cuarto entre Boston y Tampa fueron 18, 9 y 9 por equipo, en el sexto entre Dodgers y Atléticos fueron 23, 16 de Dodgers y 7 de Atléticos, en el octavo entre Tigres y Atléticos 22, 13 de Tigres y 10 de Atléticos y en el décimo entre Dodgers y Bravos 20, 11 de Bravos y 9 de Dodgers.

Estoy casi seguro a este respecto que se implantará un record de ponchados; por cierto en el sexto juego en que Dodgers ponchó a 16 contrarios, con ello se pusieron a un ponche de los 17 que impuso Bob Gipson de los Cardenales de San Luis, antes los Yanquis de Nueva York en la serie mundial de 1988, rompiendo el anterior de Sandy Koufax que ponchó a 15 del mismo Yanquis en 1963, este pelotero fue mi ídolo y no cabe duda de como dice el dicho, cada día aprende uno algo, y hasta casi una semana creí que se llamaba Sandy y resulta que se llama Sanford.

Decimos que en estos juegos el pitcheo ha dominado sobre el bateo, en cuanto a los cuadrangulares, en estos diez juegos sólo se han dado 11 a un promedio de 1.1 por partido, no cabe duda que como decía el viejo manager, Connie Mack, el pitcheo es el 75 por ciento de un equipo, los máximos en cuadrangulares han sido Carlos Beltrán de San Luis y David Ortiz de Boston con 2; de los lanzadores Adam Wainwright de San Luis ponchó a 9 en 7 entradas, Clayton Kershaw de Dodgers a 12 Bravos en 7 entradas, Max Scherzer a 11 de Atléticos en 7 entradas, Justin Verlander a 11 Atléticos en 7 entradas y Sonny Gray a 9 Tigres en 8 entradas.

Bueno, ahora con los resultados hasta el domingo, hay tres equipos con muchas posibilidades de pasar y disputar las finales de las Ligas, en la Americana, como lo dijimos en el artículo anterior, Tampa Bay la tenía muy difícil y los Medias Rojas van con una cómoda ventaja de 2-0 y jugaron ayer, a lo mejor pasaron ya a la final. En la Nacional, para este servidor se está dando una sorpresa, y son los Piratas que van arriba 2-1 y jugaron ayer en su casa, de ganar pasarían a la final; y el favorito Dodgers de los Ángeles va arriba 2-1 ante Bravos y jugando en su casa es posible coronarse, su sólido pitcheo ha logrado 30 ponches en 3 juegos y además su columna vertebral del tercero, cuarto y quinto bate, Hanley Ramírez va de.538 con 6 producidas, Adrián González con.357 y 4 producidas y el novato cubano Yasiel Puig.462 con 2 producidas; nos vemos en este espacio el próximo viernes.