Los retos de los industriales

Sin duda Jalisco cuenta con un gremio empresarial unificado. Lejos de lo que se cree, difícilmente pueden encontrarse tantas coincidencias entre los distintos organismos representativos del sector como en este estado. Por ello mueve a satisfacción que cada vez más se haga presencia en las cúpulas nacionales y que sean voces jaliscienses las que también tienen el aplomo y la solvencia moral para hacer reclamos justos ante el gobierno.

Muchos grandes personajes han pasado así por el Consejo de Cámaras Industriales del Estado de Jalisco desde hace décadas, invariablemente dejando a su paso huella que distingue pero que también aporta, sobre todo al desarrollo. En otras palabras, hay liderazgos genuinos que ya no solamente caracterizan a tantos ilustres dirigentes de tiempos anteriores sino que, también, surgen con fuerza y trascendencia en las nuevas generaciones. A esta estirpe pertenece, sin duda, Manuel Herrera Vega, quien con sobrados merecimiento recibió el reconocimiento de su sector como la presea al mérito que el CCIJ otorga año con año. Y esta vez fue el propio presidente Enrique Peña Nieto quien atestiguó y encabezó el acto con el que se enmarcó dicho reconocimiento. Sin embargo, Juan Alonso Niño Cota no desaprovechó la oportunidad de plantear con claridad y ante la autoridad máxima del país, la realidad vivida por el sector y la urgencia de atender los efectos no tan afortunados de los programas fiscales y las dificultades que aún faltan por superar en esta etapa de transiciones y cambios estructurales. La contundencia está en los hechos y bien hace el coordinador en subrayar que los beneficios esperados distan de llegar a los ciudadanos y tampoco se han sentido con el estímulo deseado al incremento de las inversiones.

Pese a ello, hay que reconocer que un buen ejemplo de armonía de propósitos entre lo que el sector productivo pretende y las metas gubernamentales en materia económica, lo constituye el caso de MIND, una digna sede para los programas pretendidos de innovación, tecnología, creatividad y diseño. Gran parte del edificio fue levantado gracias a aportaciones federales y estatales pero el promotor fue Manuel Herrera. Empero, esta armonía que se da entre sectores cuando existen causas y propósitos en común, no implica abandono alguno a la esencia de los liderazgos empresariales. Y es que en este terreno se ha fortalecido un espíritu auténticamente crítico y demandante de que el gobierno actúe con la mayor prudencia y tino, de que se aleje sin excepciones ni tolerancias de toda clase de corruptelas, sólo por mencionar uno:  el que las licitaciones –como en obra pública y contratos diversos-, se ajuste a principios equitativos y no manipulaciones preferenciales, y muchos temas más. Sobre esta misma línea camina el actual coordinador del Consejo. Muchos más trabajan en torno a estas premisas y empeños. Se reconocieron a 22, donde un buen ejemplo, por su liderazgo, tenacidad y compromiso, homenajeado por la CMIC en la entrega de preseas del CCIJ, lo es el de Gustavo Adolfo Arballo Luján, quien ha llevado a la esfera nacional la acción y prestigio del ramo de la construcción. Los retos son muchos pero los industriales de esta tierra tienen conciencia y determinación para superar escollos, para hablar siempre con la verdad y sin condescendencias pero, sobre todo, tienen esa madera de líderes que como Manuel Herrera, nacen para servir con su ejemplo. 

 

miguel.zarateh@hotmail.com

Twitter: @MiguelZarate_12