Las cruzadas de la COPARMEX

Sin desmerecer en modo alguno lo que otros organismos cupulares realizan continuamente en pro de cuestiones que atienden a los intereses de sus representados, Coparmex-Jalisco ha venido tomando desde hace tiempo un papel realmente protagónico en torno a problemas que van más allá del campo empresarial, que llegan a tocar puntos de incuestionable interés público.

Para ello no es necesario asumir posiciones contestatarias sino, en su caso, basarse en argumentos sólidos y plantearlos a costa algunas veces del desagrado de organismos gubernamentales o de sus funcionarios. Es, en cierto sentido, menos cuidadosa de la diplomacia y de las formas para entrar de lleno a los temas y encontrar auténticas soluciones. Esto, en efecto, es lo que le ha dado a Coparmex un sello especial y no pocas veces el crédito social que le corresponde.

Después de una gestión que no hay por qué negarle el nivel de brillante, a cargo de Oscar Benavides Reyes, el nuevo líder de ese organismo en Jalisco, José Medina Mora Icaza, barruntó desde el inicio mismo de su tarea la posición de congruencia y firmeza ante causas muy concretas y que de una manera u otra inciden en la esfera del poder público. Claro, para ello no es necesario arremeter sin ton ni son y de ahí que también haya invitado a los titulares oficiales a causas comunes, principalmente, como lo señaló, con colaboración, diálogo y, sobre todo, en paz.

Y vaya que si hay tareas que deben ser compartidas. Medina Mora, considerado en su ramo uno de los empresarios más exitosos del país, puso en la mesa lo que parece ser su principal plataforma: la lucha contra la corrupción. Sin embargo, dejó en claro que en ello va de por medio la participación ciudadana al grado de corresponsabilidad. “No lo hagas, no permitas que lo hagas y si lo ves, denúncialo”, dijo a este respecto y ello entraña que efectivamente cerrar el paso a las corruptelas requiere esencialmente de una concientización colectiva y de un actuar efectivo.

Y no será lo único ya que el nuevo presidente también esbozó causas que van desde el esfuerzo empresarial para incrementar el empleo, la productividad y la educación, a un evidente respaldo a la reforma energética y a los planes a largo plazo para dotar de agua a la capital jalisciense. También hizo referencia naturalmente a mejorar la seguridad pública y entre otras cosas comentó la importancia de recuperar espacios públicos. Así que esto apenas comienza y sin duda habrá muchos temas más en la agenda del renovado liderazgo.

Esta actitud va muy en secuencia de lo hecho por anteriores gestiones y, por mencionar lo relativamente reciente, igual se dieron con una nueva generación de dirigentes que partió con Juan José Frangié, Luis Fernando Pérez Aguayo, Pablo Lemus Navarro y el mismo Benavides Reyes que, como los anteriores, en más de una ocasión conmovió a la opinión pública con señalamientos punzantes, directos y oportunos. Hay madera, pues, que sin duda ha sido orientada por liderazgos morales de la Coparmex que siguen vigentes.

De lo expuesto por Medina Mora, habrá que dar continuidad a las líneas enunciadas pero no cabe duda que la cuestión de la lucha anticorrupción habrá de ser determinante. Asoma con ello una gestión interesante y de alto contenido social y naturalmente empresarial. Empiezan así las nuevas cruzadas de la Coparmex en Jalisco.

http://twitter.com/MiguelZarate_12