El agua en medio de los diferendos absurdos

Ni a cuál gobierno, político o partido irle cuando los temas fundamentales se extravían en el mar de acusaciones mutuas y el tratamiento preferencial de cuestiones un tanto triviales. Parece claro que ocupa más la mente de la clase política su interés personal y en el futuro inmediato mientras los problemas esenciales pasan a segundo término. De hecho, esto lo que parece estar sucediendo en el momento actual en Jalisco.

Durante días recientes han surgido enfrentamientos, unos diplomáticos y otros no tanto, entre naranjas y tricolores principalmente, hasta por videos de artistas mediocres a los que se ha dado tanta importancia que ni en sus sueños imaginaron tal cantidad de publicidad gratuita. De los escándalos, claro, cada quien busca su propio provecho y para ello están los políticos más que prestos, unos para atacar y otros para defenderse tras la "trascendentalisísima" versión de un supuesto crimen -de pésimo gusto-, grabado con el apoyo de policías y patrullas oficiales de Zapopan. A rasgarse vestiduras unos y a tomar medidas drásticas, despedir elementos, etcétera, para "lavar" la afrenta, otros.

Y porque a un delincuente recluido en otro país, hackero de profesión, se le prende hablar hasta por los codos a una revista extranjera sobre su increíble participación en los comicios mexicanos y jaliscienses, bueno pues hay que ser más oportunistas que él y "sacar a la luz" toda la "mugre" de las campañas electorales, como si esto realmente fuera una novedad para cualquier ciudadano. De nuevo los ataques y los contraataques. Otra vez la verborrea, las declaraciones de "se los dije" y "¿ya ven que era cierto?" y cosas por el estilo ¡Que nivel de gobernantes tenemos!

La verdad es que a veces traer a la mente los asuntos verdaderamente serios cuesta trabajo ya que no se sabe cuánta importancia se le dará ante la evidente superficialidad con la que se esmeran manejarse nuestros gobiernos. Pero, aun así, veamos que sí hay cuestiones que nos atañen directamente ya que, por ejemplo, precisamente el 22 de marzo pasado, se celebró el Día Mundial del Agua, fecha en la que, internacionalmente, se retoman las preocupaciones e inquietudes sobre el abasto de líquido y los riesgos que afronta el mundo hacia el futuro en este aspecto.

Con la ayuda de las doctas reflexiones que sobre la materia hacen especialistas como Fernando Rueda Lujano y de las consideraciones reconocidas incluso a nivel de las Naciones Unidas, valdría la pena recordar que el acceso al agua es un derecho universal y una necesidad básica, que es un elemento vital para alcanzar metas en torno a la pobreza educación e igualdad y, naturalmente, su estrecha relación con los temas de salud pública. Igualmente, que la cultura del agua debe ir más allá de simplistas campañas de ahorro y que resulta fundamental el manejo de los recursos de orden hídrico para el crecimiento y el ordenamiento urbano.

Sin embargo, ya aterrizando el tema localmente, vemos que no solamente se están descuidando estas cuestiones primordiales sino que, con el próximo temporal a la vista, también se desatienden las precauciones debidas ante las infaltables inundaciones que ocasionan en la zona metropolitana de Guadalajara cada año daños por cientos de millones de pesos y también pérdida de vidas humanas. Pero de nada de eso se está hablando actualmente.

Por lo que se ve, y el renglón del agua sirve como buen ejemplo, nuestros gobernantes en efecto tienen otras prioridades como sus intereses políticos, carecen del sentido de auténtico compromiso -sean federales, estatales o municipales-, confunden o tergiversan a su manera las genuinas metas y aspiraciones sociales, no fomentan la conciencia social sobre el agua y, en cambio, acaso se las ingenian para tomar el tema como pretexto para seguir burocratizando los organismos. Se les olvida que, efectivamente, solamente mediante el trabajo continuo y ordenado es posible la concertación interinstitucional.

Aquí habría que pensar nuevamente en que la gobernanza requerida para atender los problemas de fortalecimiento y modernización del SIAPA y la creación del propuesto Distrito Metropolitano de Drenaje Pluvial y Control de la Contaminación, que es promovido e impulsado por los consultores locales ante las autoridades municipales, misma que hasta ahora han actuado con tibieza y han politizado cuestiones como los retos para el control de inundaciones.

También, en la vertiente estatal, la necesidad de fortalecer atribuciones y ordenar acciones del Consejo Estatal de Desarrollo Urbano, con base al nuevo Código Urbano. Vamos, la importancia del asunto exige ya hasta la creación de una Secretaría a nivel federal en recursos hídricos y desarrollo urbano, la planeacion urbana que tanto hemos sufrido se tendrá que hacer ya considerando las cuencas hídricas.

Como se ve, sería mejor que los gobiernos y los políticos dejaran a un lado sus diferendos absurdos, inmaduros, cansones e intrascendentes, que dejaran aunque sea por momentos de pensar en su futuro y sus intereses, y se ocuparan más en los temas que realmente importan a la población y que le afectan. Digo... si no es mucho pedirles.

miguel.zarateh@hotmail.com  
Twitter: MiguelZarate_12