Planes parciales o puja de intereses

El presidente municipal electo de Guadalajara, Enrique Alfaro, ansioso como se ve de tomar las riendas, opinó, adelantó, fustigó, señaló y hasta amagó en torno al tema de los planes parciales aunque, definitivamente, será uno de los clavos ardientes que muy posiblemente recibirá al iniciar su administración. Sin embargo, hay que entender que la campaña ya terminó y que ahora habrá que enfrentar la realidad ya que este asunto viene de tiempo atrás y bastante cargado de elementos e intereses.

La verdad es difícil asimilar que cada administración aborda el caso según sus propios criterios y a veces, como ya sucedió, pasan años y hasta trienios sin las actualizaciones de ley. Cuando tales planes finalmente surgen como producto de estudios, consultas públicas y consensos técnicos, lógico que afloran los inconformes, principalmente porque lo mejor es hacer todo lo posible para que el desorden y la falta de una normatividad apropiada, imperen ya que es la forma en que conviene a los intereses de unos cuantos.

El camino para llegar a los planes parciales aprobados este año fue bastante arduo y prolongado. Alfaro decía en su comentario que preguntará a la población qué es lo que quiere. Está bien pero hay que recordar que ya se efectuó una consulta ciudadana que arrojó más de mil observaciones y peticiones. Y además esta tarea, junto con los planteamientos de especialistas multidisciplinarios, llevó alrededor de año y medio de proceso. Así que está bien que se quieran replantear cosas pero tampoco se trata de reinventar el hilo negro. Enrique tiene razón en que es en los primeros meses de una administración cuando se debe hacer estas consultas y definir la planeación de lo que se va a hacer y sobre todo en el ordenamiento territorial.

Lo malo es que, efectivamente, intervengan factores de grupos facciosos a los que preocupa más que nada alterar su “estatus” presente y que los mencionados planes frenen el libre albedrío con el que están acostumbrados a manejarse. Y vaya que si hay ejemplos de que esto ha sucedido. De otra forma no se explica que, casi envuelto en la bandera fundadora de Beatriz Hernández, el presidente del Parlamento de Colonias, Alejandro Cárdenas Ochoa, sea el supuesto receptáculo de inconformidades en torno a los planes y el promotor de que se aniquilen. Para él, lo ha dicho, los planes son “una burla”, “un cochinero”, que “rompen de tajo” el esquema sustentable y que habrá que denunciar al actual alcalde y los regidores que aprobaron tales planes. Sería importante saber que intereses son los que mueve a entablar tantas inconformidades en este municipio y otros más en la ZMG, Alejandro tiene interpuestas muchas decenas de demandas tan solo en contra del municipio zapopano.

A través de este mismo espacio se ha señalado los interés y posibles redes de corrupción donde el síndico, el TAE, la dirección de Obras públicas, desarrolladores  y despachos particulares evidentemente participan, pero, por otra parte, también se ha formado un verdadero frente en defensa de los planes en cuestión. Y es aquí donde podemos poner en la balanza lo que significan los señalamientos de unos cuantos alineados con el presidente del “parlamento de colonias” -que representa solo al parlamento, pues ha intentado en distintas ocasiones ser representante de Pinar de la Venta y solo en el intento ha quedado- y quienes están en pro de los planes. Algunos de ellos: los colegios de Ingenieros y Arquitectos, las cámaras Nacional de Empresas Consultoras de Jalisco, de la Industria de la Construcción y de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda, la Coparmex y el Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco, así como naturalmente colonos como los de Colinas de San Javier, Country Club, Monraz, Providencia en sus 3 secciones, Moderna y otras más.

El caso es que, efectivamente, sin pasar por alto las presiones mediáticas que también se logran conformar, a la luz de los intereses de unos cuantos, el asunto se torne judicial y se interpongan amparos y suspensiones que han impedido la sana implementación del orden para el desarrollo urbano. Aunado a esto sumamos la falta de una verdadera información que si es que existe se confunde entre toda el alud de declaraciones -algunas sin fundamento- que solo confunden a la opinión del ciudadano.

Las pérdidas ya están a la vista. Esta suspensión en los planes ya está costando y la lista de perjuicios es bastante amplia. Así, no se han podido desarrollar planes estratégicos como la Ciudad Creativa Digital o los proyectos complementarios de la Línea Tres del tren ligero (los planes actuales no permiten desarrollar viviendas en el corredor ni edificaciones verticales), mientras que crece la incertidumbre entre los inversionistas. Empresas de nuestro país e incluso del extranjero tienen proyectos parados, una veintena aproximadamente, que implicarían inversión en la escala de los cinco mil quinientos millones de pesos. Los nuevos planes tienen prevista la protección de zonas como la de Huentitán y, el colmo, los planes anteriores hacen caer la línea tres  en la ilegalidad, lo que da idea del problema de actualización.

Alfaro hace bien en preocuparse por el tema pero ya llegará su turno para atenderlo. Adelanto el alcalde electo que acabará tratos con los consultores privados y que se basará en la estructura municipal para lo que se necesite. Bueno si está pensando en poner fin a charlatanes y arribistas que acceden a las nóminas por esa vía, malo si no considera que las empresas consultoras profesionales constituyen un apoyo sustancial a las acciones públicas, aquí y en China. De otra forma, solamente necesitaría hacer crecer el aparato oficial y engordarlo todavía más. Vale que no confunda.

De la intención de poner orden no hay duda alguna. Por algo se ha depositado en él la confianza ciudadana y la oportunidad de empezar a demostrar voluntad y acción, como en el caso de los planes parciales, así que no necesita comer ansias y mejor habrá que preparar su gobierno que ya prácticamente está a la vuelta de la esquina.

 

miguel.zarateh@hotmail.com  

Twitter: MiguelZarate_12