Mal y de malas la planeación urbana

Será porque ya están “en las últimas” o más interesados en ver cómo aprovechar, en su beneficio claro, las últimas semanas de gestión pero es hora que los integrantes del Congreso del Estado no se han dado a la tarea de emitir la convocatoria de aspirantes al cargo de Procurador de Desarrollo Urbano, de conformidad a lo que señala la ley.

O les parece cosa de menor importancia o simplemente llega ya el absoluto desdén por las cuestiones que, indudablemente, tienen innegable trascendencia social. Desde el pasado 9 de septiembre el Consejo Estatal de Desarrollo Urbano entregó a la presidencia de la mesa directiva de la Legislatura local el acuerdo para solicitar la emisión de tal convocatoria. Tal  situación ya derivó en otra clase de irregularidades, en este caso cometidas lamentablemente por el propio Ejecutivo estatal.

La verdad no se vale que, por si fuera poco hacer a un lado la normatividad, se dé pie a que el mismísimo Gobernador se tome la atribución de designar un “encargado del despacho”, como si se tratara de cualquier departamento de cualquier área de su administración. Ya vencido el término del Procurador saliente, cabía esperar una pronta acción, primero, del Congreso y evitar de tal forma la distorsión en la que se está cayendo ya que, efectivamente, la designación un tanto arbitraria de una especie de “suplente”, puede hacer incurrir en actos de plano ilegales, fuera de todo protocolo y, además, con el riesgo de que sus acciones sean posteriormente invalidadas por carecer de la personalidad jurídica necesaria.

La cuestión se torna aún más preocupante ya que el Secretario General de Gobierno, ha dado respuesta a esta inquietud de los integrantes del CEDU con el señalamiento de que sí es permitido que exista tal suplencia y que ello podría durar ¡hasta seis meses! Vamos, entonces quiere decir que ni el gobierno ni los legisladores están debidamente enterados de lo que realmente significa dicho encargo y lo que es peor evidencian el poco interés por un adecuado desarrollo urbano en el estado.

Habrá que recordarles, a todos, que la PRODEUR es un organismo descentralizado con personalidad jurídica y patrimonio propio y cuyas funciones fundamentales estriban en orientar y defender a los ciudadanos en la aplicación de la legislación de la materia, así como vigilar la correcta aplicación de la misma y promover la solución de todos los asuntos relacionados con el proceso de urbanización.

Y hay que remontarse a los tiempos en los que seguramente la mayoría de los funcionarios y diputados que intervienen en la cuestión andaban en sus “pininos”, en la época del gobierno de Guillermo Cosío Vidaurri , para comprender la importancia que en ese tiempo se le dio a este tema para, luego de una serie de importantes propuestas, se llegara a la creación de la PRODEUR.  Hecho que colocó a Jalisco como pionero nacional y revolucionario en temas urbanos. Ahí quedaron plasmados los nombres de quienes conformaron la iniciativa: Jorge Camberos Garibi, José Pliego Martínez, Esteban Wario Hernández, Carlos Sepúlveda Valle, Gabriel Ibarra Félix, Gabriel Casillas Moreno -a quien aprovechó para felicitarlo por su cumpleaños 71-  y otros que, en el lado de la banca oficial, participaron decididamente, como  Enrique Dau Flores y Carlos Felipe Arias. El caso fue considerado por la Legislatura con una gran atingencia, primero en el periodo del que fueron coordinadores parlamentarios Eduardo Aviña y Gabriel Jiménez Remus y, posteriormente, en el que dicho proyecto maduró definitivamente por la Legislatura que coordinaba Guillermo Ramos Ruiz.

Algunos de los personajes citados ya no se encuentran entre nosotros pero lo cierto es que existió la visión y el consenso, como pocas veces se ha visto, para crear y fortalecer este organismo como un instrumento indispensable para dar cauce y equilibrio al desarrollo urbano. De ahí surgió que la Procuraduría interviniera en un proceso de regularización de fraccionamientos cuando hasta entonces se daba una increíble anarquía e imperio de vivales, y de ahí vinieron otras acciones relevantes, como la elaboración del llamado Plan Parcial de las Colonias y el programa Revivir el Corazón de Guadalajara, al igual que el estímulo a propietarios de fincas que se esmeraron en el mantenimiento de sus fincas. Ahora en la actualidad es indispensable un papel protagónico y decidido de la PRODEUR para que actúe y defina posturas adecuadas en favor de las ciudades y los que la habitan, en temas tan ingentes como las atribuciones del TAE que en contubernio con algunos cínicos desarrolladores han utilizado un camino por demás ventajoso y fuera de toda congruencia urbana -tema que abordaremos en otra ocasión-.

Ahora es el Consejo Estatal de Desarrollo Urbano quien coadyuva a dichas tarea de la PRODEUR como un organismo de promoción y participación ciudadana, social, vecinal y de consulta. Su importancia está también en el hecho de que de dicho consejo postula al Congreso los requisitos de elegibilidad para la designación de Procurador. Entonces, no caben excusas para que ahora el Congreso omita su responsabilidad en el asunto ya que su actual presidente, Juan Manuel Alatorre Franco, ya tiene en sus manos la solicitud para que se emita la convocatoria. Y por lo que toca al gobierno de la entidad, el CEDU ya ha expresado su indignación de que, ante tal vacío ocasionado por los diputados, se quiere cubrir la posición con un “encargado del despacho”, lo cual parece más cercano a la imposición y a la designación unilateral que la voluntad de cumplir con la Ley. Mal y de malas anda la planeación urbana de la entidad cuando se cometen irregularidades tan flagrantes. Sensibilidad y respeto es lo que pedimos al señor Gobernador  y actuales  legisladores.

 

miguel.zarateh@hotmail.com  

Twitter: MiguelZarate_12