Consejo Ciudadano y voluntades a medias

A veces no hay peor buena voluntad que la que se queda a medias. No basta con tomar una decisión importante si, a final de cuentas, los elementos para ejecutarla se truncan por cuestiones diversas, dan cabida a dudas  y, lógico, no se consigue el objetivo anhelado o este es controvertido. Y esto viene al caso precisamente por algunos cuestionamientos  detectados en torno a la constitución del Consejo Ciudadano Metropolitano, órgano que vendría a ser una de las instancias de coordinación y planeación más importantes en las últimas décadas.

Las leyes y ordenamientos se hacen con propósitos muy específicos pero no falta quien busque la forma de limitar su cumplimiento o disfrazarlo, claro, para que, después de todo, las cosas queden como estaban si así conviene a sus intereses. Al menos da esa impresión que no todos los integrantes ciudadanos del citado Consejo  reúnan las características necesarias y la representatividad auténtica.

La reglamentación orgánica establece, efectivamente, que los mencionados consejeros sean seleccionados por la vía “aleatoria”, es decir, una manera técnica de escoger “a la suerte”. Sin embargo, esta mecánica que tiene como trasfondo simplemente evitar manipulaciones intencionadas de las autoridades municipales de entre los prospectos presentados, también conlleva una posible trampa si no se evalúa consistentemente a los candidatos.

Para que alguien aspire a ocupar un puesto en el consejo en cuestión, se requiere al menos contar con representatividad, misma que al tenor de la ley solamente se da cuando se es postulado por las asociaciones vecinales, los organismos civiles debidamente establecidos, los colegios de profesionistas, los órganos del sector empresarial y otros. Esto no es tanto por inclinarse hacia tal o cual organismo sino, en realidad, es una manera de garantizar que el aspirante al Consejo tenga un respaldo en cuanto a su calidad, vocación de servicio, valores éticos y, naturalmente, conocimientos del área para ser factor coadyuvante en la toma de decisiones.

Lo importante, de acuerdo a lo anterior, es que antes de proceder al señalado procedimiento “aleatorio”, de insaculación o como se llame, la lista de postulantes sea calificada adecuadamente, que cumpla con los requisitos establecidos a efecto de que sea considerada de la mejor manera su elegibilidad. Si no es así, se saltarán olímpicamente los fines para los que se creó el Consejo Ciudadano y en cada municipio se abrirá la oportunidad para que solamente se pueda elegir entre los cuates, compadres y los que más convengan a las autoridades. En otras palabras, será lo mismo de siempre.

Sería muy decepcionante que esta situación se hiciera a base de las mañas que ya sabemos abundan en la mente de no pocos funcionarios. La cuestión es en extremo importante. Estamos ante una oportunidad excepcional de, por fin, dar elementos de juicio al gobierno para la adecuada planeación de la metrópoli y su conurbación y sería una lástima que este anhelo se viera frustrado como consecuencia de la casi infaltable intervención de los intereses ajenos que están siempre alertas a cualquier oportunidad.

Si algo ha afectado la planeación metropolitana es la intromisión de dichos intereses, además claro está de la impericia e incapacidad como se han ido aplicando medidas inadecuadas y hasta devastadoras ante el crecimiento de la urbe, si bien estos errores van generalmente vinculados uno a otro. Con todo respeto, valdría la pena ver hasta qué punto los alcaldes y sus funcionarios responsables están dispuestos a ceder espacios en la toma de decisiones a los propios ciudadanos.

A nivel estatal ni duda cabe de que hay determinación al respecto y, al menos hasta ahora, se vislumbra la voluntad que la opinión ciudadana, calificada y genuinamente representada, sea en verdad tomada en cuenta. Sin embargo, si no se pone atención en los detalles de selección, seguramente esta voluntad quedará a medias y el gobierno perderá la opción histórica de dar un importante paso hacia la auténtica participación ciudadana.

 

miguel.zarateh@hotmail.com 

Twitter: MiguelZarate_12