El Escritorio

¿Para qué sirve un diputado?

La democracia representativa como sistema político se basa en la delegación del poder de la población a representantes para tomar decisiones sobre los asuntos públicos. De ahí surgen en todo el mundo las cámaras y parlamentos, que sin embargo son de las instituciones más desacreditadas principalmente en Latinoamérica.

¿Pero en realidad sabemos el deber ser de los diputados?

¿Qué debemos pedir y esperar de ellos?

De inicio existen 300 diputados electos por mayoría relativa en igual número de distritos a lo largo y ancho de nuestro país y 200 más, conocidos como plurinominales, que representan equitativamente a las minorías electorales. Por ello cada diputado electo directamente representa aproximadamente a cuatrocientos mil habitantes que a su vez deben incidir en las acciones y propuestas del legislador de su distrito.

Pero, ¿ante quién nos representan?

Ante el Congreso de la Unión que conforman junto con los senadores, que a su vez velan por los intereses de las entidades federativas. En conjunto constituyen el poder legislativo, que por medio de leyes y reglamentos busca el desarrollo de nuestro país y fungen como contrapeso del poder ejecutivo.


Y entonces ¿qué hacen?

Por un lado impulsan leyes y modificaciones a las mismas, partiendo de que las sociedades son dinámicas y no estáticas por lo cual deben de garantizar la vigencia a las normas que nos rigen.

Además autorizan los presupuestos de ingresos y egresos de la federación y a través de ellos velan por su distribución equitativa entre estados. Es por ello que los diputados deben representar a sus distritos gestionando recursos para proyectos en beneficio de la población que los eligió.

Supervisan además a las diversas instancias del poder ejecutivo, por lo que se convierten también en gestores de sus necesidades ante las secretarias, consejos e institutos federales.

Por ello un diputado debe tener la preparación, la experiencia y el conocimiento de las necesidades de su distrito. Es posible tener auténticos representantes y es posible serlo.


miguelmerya@gmail.com