El Escritorio

Las gastadas campañas negras

La alternancia democrática en nuestro país trajo consigo una sana competencia política, pero también llego acompañada de campañas electorales basadas en demeritar a los gobiernos en turno. Sin importar si se era gobierno u oposición hay quienes han hecho parte de su marca estrategias electorales basadas en la negatividad y el desprestigio,  buscando preocupar y desviar la atención de la población, esperando neutralizar el efecto positivo de los buenos resultados del trabajo de una administración o un candidato.

Estas estrategias no son improvisadas, mientras algunos estudiamos las formas de que nuestros gobiernos sean más eficientes, otros invierten mucho tiempo y recursos en analizar a la población, estructurando las acciones a llevar a cabo y finalizan decidiendo las vías por la cual se sembrará la semilla de lodo que será explotada a conveniencia, generalmente cuando los tiempos electorales así lo indiquen (incluso, cuando los tiempos no lo permitan).

Las llamadas “campañas negras”, son una estrategia que llega a resultar alguna vez, pero entre más se utiliza, menos efecto surte entre el electorado. Si bien se basan en demeritar los logros obtenidos por los gobiernos o actores políticos no afines, lo que realmente demeritan es la madurez de los ciudadanos. Parten del supuesto de que al ciudadano no le interesa la política.

Piensan y creen que pueden explotar el desconocimiento y la incertidumbre, e intentarán hacérselo sentir a la población más vulnerable de nuestra sociedad, desafortunadamente una gran parte de nuestros compatriotas, que por más resultados visibles y cuantificables que tenga el gobierno en turno, pueden ser afectados por la repetida difusión de cierta percepción, que no siempre es la realidad, sino es una combinación entre resultados y una estrategia de comunicación. Por eso mientras unos analizan plataformas electorales y diagnósticos ante una futura elección, otros se apresuran a hacer descalificaciones personales lo más pronto posible.

Afortunadamente la ciudadanía analiza y reflexiona, y termina por reconocer los resultados de su gobierno. Brindar resultados es nuestro compromiso institucional en el cual creemos firmemente, y en ello trabajamos día tras día, a la oposición que no tiene resultados, sólo le queda desprestigiar y confundir.


miguelmery@gmail.com