El Escritorio

Verano de copas

Un líder transforma su entorno, sea este una familia, un país, un estado o una ciudad como hemos atestiguado en Torreón en los últimos años. Pero hoy no hablaré del líder de nuestro municipio, cuyos logros saltan a la vista. Hoy hablaré del liderazgo en el futbol, buscando aprender algunas lecciones valiosas del “Verano de Copas” que recién concluyó con Chile y Portugal, campeones de América y Europa, respectivamente.

Lionel Messi, argentino, el mejor jugador de la actualidad y considerado por muchos el mejor de la historia. Es un tipo con una habilidad innata e ingenio inigualable, lo ha ganado todo con su club y por eso pasará a la historia. Sin embargo cuando representa a su país, los fracasos son la constante. ¿Por qué un gran jugador rodeado en cada uno de sus frentes de otros excelentes futbolistas tiene resultados tan distintos?

En el Barcelona, Messi es el eje del futbol pero no el líder del equipo, ése estandarte recae en otras personas, sin embargo en la selección se le obliga a que no solo aporte su futbol, si no que tome las riendas morales de la escuadra, un rol para el cual ha demostrado no estar preparado a pesar de ser el mejor del mundo. En la final de la Copa América erró un penal y no hubo quien levantara el espíritu de su selección que terminó derrotada por Chile.

Cristiano Ronaldo, portugués, para muchos el mejor del momento y para otros una persona insoportable. Un jugador competitivo, con cualidades forjadas a base del esfuerzo. Lo ha ganado todo con sus clubes y por eso pasará a la historia. Sin embargo cuando juega representando a su país, está destinado al fracaso, rodeado de jugadores que parecieran estar muy lejos del nivel de su capitán. El domingo cambió este destino.

¿Por qué un gran jugador en una selección que no era considerada favorita consiguió el campeonato? Ronaldo en el Madrid es un líder, el equipo juega para él. En su selección al no tener a compañeros de la categoría del Madrid, él juega para el equipo, siendo su principal referente en la cancha, vestidores o incluso en la banca donde estuvo el domingo tras salir lesionado muy temprano en el partido. Portugal se vio sin su mejor jugador pero no sin su líder, quien le dijo a un desconocido Eder Macedo cuando iba a entrar al campo: “Tu anotarás el gol de la victoria”. Y así fue.


miguelmerya@gmail.com /@MiguelMery