¿Ya ganó el PRI?

Ayer, al leer la portada de MILENIO, mi reacción espontanea fue: “Ya ganó el PRI las elecciones… al menos las federales”. La sorpresiva suspensión de la evaluación de docentes por decisión discrecional de la Secretaría de Educación mediante un comunicado de “tres renglones apenas” puede explicarse desde una hipótesis: La importancia “vital” para el régimen del Presidente Peña de tener un Congreso Federal con mayoría priista.

La suspensión anunciada es para garantizar el voto de los maestros a favor del PRI. Abona a esa hipótesis la declaración del líder del SNTE, publicada en el mismo MILENIO, quien aprovecha una rutinaria inauguración para proclamar: “Particularmente y de manera responsable les pido [a los maestros] que, en la convocatoria que hoy nos está haciendo el país a consolidar nuestra democracia, ratifiquemos nuestra decisión de participar, ejercer nuestros derechos políticos que como ciudadanos tenemos (…) en el caso específico del magisterio, por supuesto buscar que más allá de por quién ejerzamos nuestro derecho, sea por aquellos que se comprometan a defender la escuela pública, a favorecer el movimiento social y a garantizar la estabilidad del país”.

Sumemos lo dicho por el secretario Chuayffet el Día del Maestro, en Los Pinos: “La educación pública convoca a la participación de todos, de todos. Nuestro propósito es, y seguirá siendo, lograr que los mexicanos tengan acceso irrestricto a una enseñanza de calidad. Todas las voces que al respecto se expresen son igualmente valiosas, por eso ofende a la educación pública el supuesto primado de algunos que reclaman para sí lo que es un debate nacional. El prestigio de una inmensa parte del magisterio nunca ha estado en duda. Por esa razón el presidente Peña Nieto confía en que seguirán haciendo de la palabra vehículo de ideas; de las ideas, materia para construir el futuro, y de los valores, la urdimbre social de la patria.” ¿Se exige lealtad a los  maestros?

Por último, el movimiento magisterial disidente en Guerrero, Oaxaca y Michoacán insiste en bloquear las elecciones si la reforma educativa no se cancela. ¿Suspender la evaluación de profesores – eje de la reforma – satisface la demanda de los disidentes? Veremos. ¿Las maniobras del gobierno van dirigidas a disponer de una legislatura federal con mayoría priista para consolidar su proyecto económico?