Seguridad ciudadana

La semana pasada se publicó el Informe Regional de Desarrollo Humano 2013 -2014: Seguridad ciudadana con rostro humano. Diagnóstico y propuestas para América Latina. Es un estudio realizado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el cual se revisan aspectos de la seguridad en dieciocho países de la región, entre ellos México.

Estos informes, en ocasiones, son poco visibles para los ciudadanos de a pie, pues son muy amplios, llenos de cifras, complejos en su estructura y por necesidad escritos en un lenguaje cuidadoso y a veces oscuro. Son trabajos independientes acompañados por el apoyo del PNUD, de alta calidad técnica, para identificar, medir y valorar las situaciones problemáticas que impiden vivir como lo desean los habitantes del territorio que se estudia.

Pablo Bachelet, de la revista electrónica Humanum (www.revistahumanum.org) ha escrito sobre algunas claves del informe que "es una inmersión en las difíciles corrientes del combate contra el crimen y la violencia" en la región. Destaca siete puntos. Veamos algunos. Por ejemplo: en 11 de 18 países estudiados, la tasa de homicidios rebasa la cifra de diez por cada cien mil habitantes, rango que en temas de salud se considera epidemia. Sin embargo, dice Bachelet, el robo es el delito más frecuente y agresivo: "una de cada cinco personas ha sufrido robo en el último año y tres de cada cinco robos son violentos".

Surgen importantes datos sobre las prisiones. Por ejemplo: "...la población tras las rejas nos enseña que muchos comenzaron a trabajar desde muy jóvenes, y la mayoría tenía un empleo antes de su detención". En México, el porcentaje de internos que trabajaba un mes antes de la detención es de 85.9 ¿Desempleado igual a delincuente? Otro: "En todos los países participantes de la encuesta carcelaria, el alcohol fue la droga que se consumió con más frecuencia antes de cometer un delito". En México 77.3 por ciento de internos tomaron alcohol al menos seis horas antes de cometer el delito. El alcohol es el mayor problema de drogas.

¿Hay esperanzas? Sí. El informe dice que "los programas exitosos suelen encontrarse en los municipios y ciudades grandes, con recursos propios o con el apoyo del gobierno central, y con profesionales capacitados para llevar a cabo los programas". Nada difícil de concebir. Muy difícil, por lo visto, de realizar.