Niños, niñas, sin protección

Proteger y considerar el interés superior de niños y niñas. Es el principio rector de la Convención de los Derechos de los Niños, instrumento de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Fue aprobado por el Senado mexicano el 19 de junio de 1990, ratificado el 21 de septiembre de ese año y se promulgó el 25 de enero de 1991. Es una de las convenciones más exigentes de la ONU. En el contexto de la situación creada por los numerosos niños migrantes que llegan a y cruzan por  nuestro país; y por el caso de la Gran Familia, es obligado acudir al texto internacional. (www.unicef.org/spanish/crc/)

Artículo 10: “…toda solicitud hecha por un niño o por sus padres para entrar en un Estado Parte o para salir de él a los efectos de la reunión de la familia será atendida por los Estados Partes de manera positiva, humanitaria y expeditiva”. Garantía del derecho a migrar. 

El artículo 12 obliga a los Estados a garantizar “…al niño que esté en condiciones de formarse un juicio propio el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que afectan al niño, teniéndose …en cuenta las opiniones del niño, en función de la edad y madurez del niño”. Y por tanto “…se dará en particular al niño oportunidad de ser escuchado en todo procedimiento judicial o administrativo que afecte al niño, ya sea directamente o por medio de un representante o de un órgano apropiado, en consonancia con las normas de procedimiento de la ley nacional.” Libertad de expresión, obligación de escucharlo. ¿Las disposiciones migratorias recientes tomaron en cuenta la opinión de los niños? ¿Los niños del alberge en Zamora han sido escuchados o sólo “rescatados”?

La situación revela también el incumplimiento del Estado mexicano de algunas de las recomendaciones del Comité de los Derechos del Niño de la ONU formuladas (ojo) el 28 de enero de 1994. Por ejemplo: “El Comité recomienda que se adopten medidas urgentes para combatir la discriminación contra los niños (…) más vulnerables, en particular los niños que son objeto de abusos o violencia en el seno de la familia, … que viven o trabajan en las calles y los [de] las comunidades indígenas…”. ¿Cuáles niños fueron a parar al albergue de Zamora? A los niños y niñas objeto de abandono por familiares, tutores o responsables, ¿quién los protege?

No hay modo de afirmar que se cumple con la Convención.