Encuentro de culturas

Hace años el día doce de octubre se celebraba “el descubrimiento de América”. Se recordaba el viaje de un navegante genovés, que con dineros de la Corona Castellana, hizo pie a tierra desde su nave, una carabela con el nombre de “La Santa María”, en alguna isla de lo que hoy conocemos como continente americano. La efeméride era narrada en la escuela con lujo de adornos y hasta romanticismo para incitar en los alumnos el aprecio por la hazaña, como si fuera el acto fundante de “nuestra” América. Desde luego nunca se explicaba, por ejemplo, porqué nos llamamos “América” si el “descubridor” se llamaba Cristóbal Colón, hoy poco más que una avenida y un monumento.

La omisión anunciaba lo que vino luego. Primero el doce de octubre pasó a ser el día de la “hispanidad” para recordar a los financieros de la hazaña y la cultura que impusieron sus súbditos a los “naturales” de la tierra. Después, esa celebración pasó a ser menor y se enterró aquello de “descubrimiento” para nombrarse como “llegada” de los españoles. Con ocasión de los quinientos años del arribo de Colón, en 1992, se renombró al suceso como “el encuentro” de dos mundos. Esta tierra fue reconocida con el carácter de “mundo”.

Más allá de semántica o de equilibrios políticos existen tres hechos incontrovertibles asociados al viaje colombino. La decisión imperialista, nada romántica, de la Corona Castellana de expandirse para sobrevivir. La real existencia de pueblos y naciones en lo que ahora es América, con sus culturas y sus vidas tan antiguas como las europeas. El largo proceso de mezcla entre ambos mundos, es decir, de la parte del pueblo europeo venido acá y su cultura, con los pueblos primigenios “americanos” y sus culturas. Este proceso fue una colonización. Hoy es un mestizaje que no solo no ha culminado, sino que aun encuentra resistencia y enfrentamiento.

América, es tierra de muchas naciones y de variados pueblos. Permanecen, disminuidos más no sumisos, pueblos y naciones primigenios a quienes se les ha reconocido ese carácter. “La Nación (mexicana) tiene una composición pluricultural...,” dice el artículo dos de la Constitución. El 12 de octubre podría ser, para los mexicanos, el día del Encuentro entre Culturas Mexicanas. Para darle una nueva vida y un sentido propio al encuentro histórico, hoy necesitado de nuevas formas y (mucho) más fondo.