Derechos humanos, ¿cultura compartida?

Desconocidos asesinan a Bertha Cáceres, hondureña, defensora y activista por los derechos humanos. Gustavo Castro, mexicano, dedicado a las mismas causas, testigo presencial de la agresión, es agredido a su vez, sufre heridas, salva la vida y hoy es hostigado por el gobierno hondureño, y no le permite abandonar el país y regresar a su patria mexicana. El gobierno mexicano en silencio. Se necesita ser turista, viajar a Egipto y gastar tus dólares para que, si te agreden porque sí, le intereses al gobierno. Una breve muestra de cómo este gobierno celebra el Día de la Mujer.

Datos de la Consulta infantil y juvenil llevada a cabo el INE el 7 de junio de 2015, en la cual participaron dos millones 916 mil 686 niños, niñas y jóvenes entre seis y 17 años de edad, indican situaciones ominosas para nuestra sociedad. Se les preguntó a los niños y niñas de 6 a 17 años si se sienten seguros en su casa, en la escuela, y en la calle. Las respuestas vistas de modo general indican que 95 de 100 de los consultados se sienten seguros en "mi casa". La casa es segura para niños, niñas y jóvenes.

La escuela no se percibe "tan" segura y la percepción varía con la edad. Se sienten seguros nueve de diez de los niños y niñas de seis a nueve años. Igual es segura para poco más de ocho de cada diez con edades entre los diez y trece años. Los jóvenes de entre los 14 y 17 años se sienten seguros en la escuela poco más de siete de cada diez. En "la calle" la seguridad cae abruptamente: tres de cada cuatro niños y niñas de seis a nueve años se sienten inseguros. Igual, inseguros seis de cada diez niños y niñas entre diez y trece años. Y siete de cada diez jóvenes de 14 a 17 años se perciben inseguros en "la calle". Para los consultados la casa es segura, la escuela menos y la calle de plano insegura. ¿Quién protege la seguridad? ¿Ese quién le puede decir o hacer algo para que estas niñas, niños y jóvenes se perciban seguros en cualquier lugar? (Los datos se pueden consultar en la página web del INE o en una nota de Ciro Murayama en el número de marzo 2016 de la revista Nexos)

Los consultados son, dice el lugar común, el futuro de este país. Violencia e inseguridad les acompaña. También, se presume, la democracia y una cultura de derechos humanos según las letras constitutivas de este país. La cultura realmente existente aun no se entera.