Chihuahua, ¿será el principio?

Javier Corral, miembro distinguido del Partido Acción Nacional tomó protesta, la semana pasada, como Gobernador en el Estado de Chihuahua. Ganó la contienda electoral con base en una movilización ciudadana centrada en “un nuevo comienzo” para superar las ideas y las prácticas agotadas e ineficaces en el gobierno y en la relación gobierno – pueblo. Corral intenta una gesta con muchos obstáculos y activos opositores. El discurso en la toma de posesión anuncia sus intenciones, propósitos y primeras decisiones. Vale la pena leerlo en su totalidad para comprender la profundidad y envergadura de su proyecto de gobierno. Transcribo algunos párrafos entresacados del texto a modo de ejemplos y motivo de reflexión.

Para la relación con el Congreso propuso: “Los invito a legislar para que cuando ustedes quieran que el Gobernador del Estado comparezca ante el Congreso, simplemente lo dispongan y se me convoque. … se trata de que inauguremos en el país la práctica de que el Gobernador del Estado se someta al debate y la deliberación pública con el Congreso, con motivo de cualquier asunto de interés público.”

Mostró su empeño por los jóvenes: “Hoy estoy aquí por ustedes, por los niños y niñas, por los jóvenes que han sido inocentes víctimas de una estrategia fallida, mi empeño es para que su futuro no dependa de la suerte, para que su circunstancia no sea su destino, para cambiar un sistema que ha privilegiado a la minoría y ha olvidado a los más débiles. Para construir y difundir oportunidades que los alejen del crimen y que en su caso, los reintegren a la sociedad.”

Afirmó su convicción de que “El régimen político actual está agotado, ya es incapaz de solucionar la conflictividad social. El Estado no cumple con sus fines específicos de dar  orden social y político. El sistema no es capaz de combatir con eficacia a la corrupción porque surge de sus entrañas de manera incontrolable.” 

Sobre los pueblos originarios dijo: “Pondré todo mi tesón, inteligencia, integridad y la influencia de mi gobierno para calmar la violencia, el desorden y la injusticia que han causado tantas pérdidas humanas y materiales, tanto dolor y tristeza para todos. Con ustedes y los mestizos que también han sufrido despojo vamos a ordenar la vida en la Sierra y en los barrancos de la Tarahumara;”.

Nada fácil. Merece toda la solidaridad activa posible.