LA CAUSA Y LO CAUSADO

En el combate a la corrupción, Parlamento abierto

Parlamento abierto y negociación conjunta. Estos son los dos aspectos que los grupos parlamentarios y las direcciones nacionales del Partido Acción Nacional (PAN) y del Partido de la Revolución Democrática (PRD), junto con los representantes de las organizaciones y asociaciones de la sociedad civil promotoras de la ley 3 de 3, logramos en lo que respecta al proceso de discusión y dictaminación de las reformas en materia de combate a la corrupción.

Parlamento abierto implica que el proceso de negociación y la discusión de la reforma sean públicos, es decir, que se conozca a través de los medios de comunicación disponibles, como el Canal del Congreso e internet, quién apoya qué o quién se opone a qué. Significa la habilitación de documentos en formatos abiertos y editables, que contengan las iniciativas presentadas por legisladores, grupos parlamentarios y ciudadanía.

Negociación conjunta constituye la respuesta a la intención del gobierno, del Partido Revolucionario Institucional y del Partido Verde Ecologista de México de establecer y transitar por una ruta de acuerdos bilaterales con cada una de las partes. La negociación conjunta vuelve a la normalidad el proceso legislativo de estas reformas, porque serán en las comisiones, con la participación de la sociedad civil en cada una de las mesas de trabajo, donde se construyan los acuerdos, queden claros los disensos y se aprueben los dictámenes que llegarán al Pleno.

¿Por qué este frente legislativo? Por las pretensiones del gobierno y de sus bancadas en el Congreso de "achicar" la reforma constitucional en esta materia; por la intención de aprobar leyes a modo para que, al final de cuentas, persistan espacios de impunidad en los cuales los corruptos puedan esconderse.

La reforma constitucional fue un gran logro, pero su viabilidad solo es posible con la aprobación de leyes secundarias que permitan un combate efectivo de la corrupción y el funcionamiento integral del sistema nacional en este ámbito.

Consideramos a la reforma anticorrupción como una de las grandes asignaturas pendientes del Estado mexicano, de la misma magnitud que lo fueron la reforma energética, la de telecomunicaciones o la realizada en materia educativa.

Es una reforma de gran calado, representa un reordenamiento en el funcionamiento de la administración pública y de las principales instituciones del Estado mexicano.

En el Congreso son comunes las alianzas parlamentarias, podría decirse que es el pan de cada día en los parlamentos del mundo. El elemento novedoso en la reforma anticorrupción está en la participación activa y organizada de la sociedad civil. El combate a la corrupción toca fibras sensibles y expresa el hartazgo de la sociedad por este problema.

La ley 3 de 3 representa un gran logro ciudadano, 643 mil 143 firmas recabadas hasta el momento dan cuenta de este hecho. La presencia y la participación de las organizaciones sociales adicionan un elemento de legitimidad a este proceso. Es más, puede decirse que lo que sostiene este frente legislativo es la presencia de las organizaciones sociales.

Hemos dicho que queremos una buena ley en materia de combate a la corrupción y es verdad, la sociedad precisa tener herramientas en el combate efectivo a este flagelo de la sociedad, los legisladores no podemos estar por debajo de estas demandas.

*Coordinador parlamentario del PRD en el Senado de la República

Twitter: @MBarbosaMX