LA CAUSA Y LO CAUSADO

Inicia la era Trump

No hay fecha que no se cumpla ni plazo que no se venza. Hoy 20 de enero inicia para Estados Unidos de América y para el resto del mundo la era Trump. El voto y el sistema electoral estadunidense llevaron a este hombre a la Casa Blanca, en este sentido, los estadunidenses tendrán al Presidente que se merecen, o al menos al que obtuvo el mayor número de votos electorales, pero ni México ni el resto de las naciones tienen que resignarse a seguir y someterse a las decisiones, caprichos y desplantes de Donald Trump, por más que Estados Unidos sea la nación más poderosa del mundo.

Tal vez estemos ante un reacomodo geopolítico de proporciones mayúsculas. Estados Unidos más cerca de Rusia y Europa más cerca de Asia. Quizás China sea la nueva defensora del libre comercio y Estados Unidos el mayor proteccionista. Europa podría consolidarse como el territorio libre de fronteras y Estados Unidos como la nación asilada tras altos muros de acero y concreto.

Quizá la presidencia de Trump sea el último capítulo de la hegemonía estadunidense, pero mientras la incertidumbre se despeja y ante la llegada a la presidencia de Estados Unidos de una persona explícitamente antimexicana y económicamente proteccionista, México debe desplegar una política de Estado, esto significa acciones y estrategias precisas en materia de nuestras relaciones bilaterales con Estados Unidos, en el intercambio comercial, Tratado de Libre Comercio incluido, en materia migratoria y en el complicado tema de la seguridad fronteriza, que eviten o, en su caso, aminoren los efectos nocivos de las acciones de la nueva administración estadunidense.

La sociedad mexicana no quiere un gobierno que decline a cada una de las pretensiones y deseos del nuevo presidente de Estados Unidos, pero tampoco que se despliegue un nacionalismo ramplón que rechace todo lo estadunidense, por tanto, lo que debe determinarse con precisión es lo que significa el interés nacional y la construcción de una estrategia inteligente para defenderlo.

México enfrenta el mayor reto en materia de política exterior de su historia reciente, por tanto debemos hacer valer nuestra soberanía, por lo cual pedimos al presidente Enrique Peña Nieto fijar una posición enérgica ante la probable construcción del muro fronterizo, la eventual deportación masiva de migrantes y la salida de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. La deportación masiva de compatriotas y la construcción del muro fronterizo serían actos hostiles del gobierno estadunidense contra México.

Por otra parte, en uso de sus facultades constitucionales, el Senado debe realizar, entre otras, las siguientes acciones: a) revisar que la soberanía y el interés nacional queden salvaguardados en cada una de las acciones que emprenda el titular del Poder Ejecutivo, el canciller, el embajador de México en Estados Unidos y demás personal del cuerpo diplomático acreditado en esa nación; b) incrementar sus actividades diplomáticas parlamentarias, en particular con sus pares estadunidenses; c) desplegar acciones en el ámbito internacional con parlamentos de otros países, organismos internacionales y organizaciones no gubernamentales, para la defensa de los derechos humanos de los migrantes e indocumentados, el multiculturalismo y el libre comercio; d) presentar reformas legislativas en beneficio de la población migrante.

Hoy no es un buen día para nuestros compatriotas migrantes ni para la tolerancia ni para la libertad. De nuestras acciones, inteligencia y responsabilidad depende que el gobierno de Trump sea solo una circunstancia y no un destino.

*Coordinador parlamentario del PRD en el Senado de la República
Twitter: @MBarbosaMX