LA CAUSA Y LO CAUSADO

¿Destitución o cambio de estrategia?

Después de la destitución de Miguel Basáñez, falta que la cancillería explique en qué consiste la nueva estrategia o política diplomática del gobierno mexicano ante los ataques de Donald Trump. En su momento, Basáñez fue considerado por el actual gobierno como el mejor perfil para representar los intereses de México en Estados Unidos.

¿Qué cambió? ¿Qué hechos se consideraron para la destitución del embajador de México en Estados Unidos?

La canciller Claudia Ruiz Massieu declaró que la destitución del embajador de México en Estados Unidos se debió a que nuestro país requiere de una postura diplomática más firme frente a los ataques de Donald Trump. Ahora resulta que después de un año de que Trump se dedica a insultar a nuestros compatriotas, la cancillería se da cuenta de que debemos tener una posición más firme.

Los modos con los que se realizó esta destitución contrastó con los protocolos con los que se maneja nuestra política exterior. Los relevos precipitados en las representaciones diplomáticas se producen básicamente por dos motivos. El primero, por tratarse de una petición del gobierno en el cual se es embajador; el segundo, cuando el representante diplomático discrepa de la línea o de los parámetros del gobierno al cual representa.

Si ocurrió lo primero, es decir, una petición de Estados Unidos a México, el motivo no podría ser otro que las declaraciones de Basáñez sobre Donald Trump, por ejemplo, las realizadas el 28 de agosto de 2015, en las cuales el entonces embajador de México en Estados Unidos mencionó que Trump tendría que ofrecer disculpas por sus dichos contra nuestros compatriotas. En otra ocasión, el pasado 17 de marzo, en el foro México Week 2016, organizado por la London School of Economics, en Reino Unido, también habló del paralelismo entre los años de 1920 a 1930, periodo del ascenso de Hitler en Alemania, cuando en Estados Unidos el presidente Hoover propuso algo similar a lo que Trump plantea en estos momentos.

El gobierno estadunidense podría tener esta actitud por dos razones: primera, porque al gobierno estadunidense no le gusta que nadie opine sobre sus temas internos; segunda, porque como la han identificado varios estudiosos de la sociedad estadunidense, la precampaña de Trump, sus desplantes y ofensas contra los mexicanos despertaron algunos de los rasgos más xenofóbicos y conservadores de la sociedad estadunidense.

Si el motivo de la destitución fue el segundo, es decir, que Basáñez se haya apartado de la línea del actual gobierno mexicano, la verdadera razón estaría en sus declaraciones en torno a Margarita Zavala, ex primera dama y actual precandidata del PAN a la Presidencia de la República. El pasado 17 de marzo, en el mismo foro en el cual habló de Donald Trump, organizado por la London School of Economics, Basáñez también se refirió a Margarita en estos términos: "Margarita Zavala es una gran persona, muy bien entrenada y con buenas ideas. Seguramente ella podría ser una gran candidata para el PAN y espero que el PAN la apoye. Ella ha dicho claramente que si el PAN no la apoya, ella se presentará como independiente".

Probablemente, a la cancillería y a la Presidencia de la República no les haya agradado que el embajador de México en Estados Unidos fuera tan proclive en sus opiniones respecto a las aspiraciones de una precandidata de una fuerza opositora al partido del Presidente.

Coordinador parlamentario del PRD en el Senado de la República

Twitter: @MBarbosaMX