LA CAUSA Y LO CAUSADO

#MxContraTrump

Ante la campaña del candidato del partido republicano Donald Trump contra los mexicanos, el gobierno, desde el principio, debió haber dado la cara. Hoy tiene que ser enérgico en la defensa de los derechos de nuestros compatriotas.

Todos los mexicanos nos sentimos agredidos por los insultos y las descalificaciones que en nuestra contra ha hecho este precandidato del Partido Republicano.

Existe un sentimiento de agravio. Está presente en las escuelas, en los centros de trabajo, en las reuniones familiares, en los grupos de amigos, en este salón de plenos.

Se trata, sí, de una estrategia electoral que basada en el racismo, la xenofobia y el odio ha ido creciendo, lo sorprendente es su aceptación por amplios sectores de la población estadunidense, que revela con ello su descomposición social; resulta inimaginable el ambiente que hoy rodea a los migrantes mexicanos en Estados Unidos, la inseguridad que viven y los riesgos en su vida diaria.

Donald Trump es un provocador, un bravucón, un demagogo, un ignorante, un desquiciado y un mentiroso, por eso no debemos quedarnos callados y dejar que su percepción se instale. Debemos hablar por cualquier medio, usemos las redes sociales para expresar nuestro repudio a esta política de odio, hagamos campaña contra Donald Trump.

Hacer campaña contra Donald Trump significa: a) denunciar en medios de comunicación electrónicos e impresos, nacionales y locales, los objetivos de este precandidato; b) utilizar para este propósito las redes sociales, me refiero a nuestras cuentas de Twitter y nuestros muros de Facebook; c) enviar correos electrónicos a nuestros contactos y simpatizantes; d) hacer llamadas telefónicas y enviar mensajes de texto, y e) dirigir cartas a grupos de ciudadanos estadunidenses, entre otras acciones.

Por todos los medios posibles debemos manifestar nuestro rechazo a la campaña de odio y de discriminación que se ha desatado en nuestra contra. Comencemos por algo: les propongo que utilicemos el hashtag #MxContraTrump.

Esto es una estrategia en construcción, iniciemos una campaña que se vuelva permanente, con todas las acciones que la imaginación y la ley nos permitan.

Aprendamos de las lecciones de la historia. Ya sabemos lo que ha ocurrido cuando este tipo de discurso y personajes crecen y alcanzan el poder. No perdamos de vista que Donald Trump puede llegar a confrontar al pueblo de su país y si se convirtiera en presidente de Estados Unidos, la estabilidad del mundo peligraría.

¡Sí podemos detener a Donald Trump! Como sociedad, como pueblo, como mexicanos, estoy seguro que podemos incidir. No concibo que no podamos incidir. Si el ánimo de la sociedad, las acciones del gobierno y la posición de los legisladores coinciden, claro que podemos influir en el curso de los acontecimientos.

No se lo dejemos al destino o nos sentemos a esperar a ver qué pasa. Si Donald Trump está en campaña, pues hagamos campaña en su contra. Los 128 senadores que integramos esta legislatura sabemos qué significa estar en elecciones.

Con nuestras acciones debemos reivindicar a México y a nuestros compatriotas. Que quede claro. No somos ni sumisos ni dejados, basta ya de insultos.

También considero que el gobierno mexicano no debe escatimar esfuerzos en realizar acciones para condenar la campaña de Donald Trump y, al mismo tiempo, intensificar su vigilancia ante cualquier violación de los derechos de nuestros compatriotas en Estados Unidos.

El pueblo estadunidense debe rechazar y condenar el discurso de odio que este populista ha desatado en nuestra contra.

La históricamente dolorosa vecindad de Estados Unidos y México nos ha impuesto condiciones complicadas en la convivencia, pero hoy rechacemos el odio y la violencia.

*Coordinador parlamentario del PRD en el Senado de la República

Twitter: @MBarbosaMX