En pocas palabras...

Todos contra la violencia familiar

La violencia familiar en Nuevo León va en aumento y, aunque todos afirmamos estar conscientes de ello, muy pocos hacen algo por remediarlo. La autoridad piensa que endureciendo penas podrán bajarla, pero las estadísticas muestran lo contrario.

Lo digo con conocimiento de causa, porque a un día de llegar al medio siglo de vida, debo admitir que en el pasado reaccioné mal ante situaciones difíciles. Pero aunque he tratado de mejorar mi forma de ser, a veces no logro el objetivo por más que lo intento.

En días pasados leía una nota sobre la agresión de una mujer que privó de la vida a su esposo. No voy a justificar un acto violento, pero seguramente hubo situaciones de presión extrema para que la señora actuara de esa manera.

Lamentablemente no es la primera vez que ocurre algo así. La memoria no me da para tener datos exactos, pero recuerdo al menos una media docena de casos similares en los últimos años, y en su mayoría las mujeres son víctimas.

Por lo regular los hombres son los que inician las agresiones. Se dejan llevar por el momento sin ponerse a pensar el daño que causan a los hijos que se quedan sin la mamá, pero también con el padre en la cárcel.

Además del daño psicológico a los menores, como sociedad no le damos seguimiento al tema. Ni la autoridad ni los medios.

Reaccionamos sólo cuando ese tipo de sucesos violentos se presentan. Los medios sacamos la información y generamos un juicio sumario a favor de uno u otro, pero en realidad eso nada aporta.

En lo personal, he tratado de aconsejar a mis hijos sobre la tolerancia con su pareja, pues es difícil combatir las cosas a toro pasado. A esa edad lo mejor que se puede hacer es hablar abiertamente para pedirles que eviten cualquier tipo de agresión.

Desde hace un buen tiempo no me había dado la oportunidad de platicar con ellos sobre esta triste realidad. Me preocupa que la violencia esté presente en el futbol, en las calles, y que además se apodere de nuestros hogares.

miguelangel.vargas@milenio.com