En pocas palabras...

El rol de la 74 Legislatura

Este lunes toman protesta los integrantes de la nueva legislatura local, en la cual ningún partido alcanzó la mayoría, con lo cual el nuevo gobierno tendrá que hacer gala de su capacidad de negociación si quiere sacar adelante sus iniciativas.

Ahora más que nunca tomará importancia la llamada chiquillada (3 diputados del Movimiento Ciudadano, 2 del PVEM, 1 del PT y 1 del Panal), pues si alguna fracción de las más numerosas (19 diputados del PAN y 16 del PRI), pretende imponer su voluntad, deberá convencerlos para alcanzar los 22 legisladores necesarios para la mayoría simple.

A partir de mañana martes, cuando arranca la 74 Legislatura, inicia una nueva era para Nuevo León, con un Congreso local sin gobernador priista o panista.

¿Cuál es el papel que deberán jugar los legisladores electos para esta nueva etapa en la vida política del estado? Ante todo deberán servir de contrapeso frente al Poder Ejecutivo, que si bien tiene ganas de sacar adelante a una entidad endeudada y con serios problemas de credibilidad, trae intención de sacar raja política.

El ingeniero Rodríguez Calderón tiene un estilo que difiere por mucho de sus antecesores, que además contaban con un Congreso afín a su partido. Por eso el propio gobernador deberá tener una mayor capacidad de establecer los acuerdos necesarios para que una entidad de avanzada como la nuestra siga adelante.

Los legisladores del PAN ya advirtieron que exigirán al nuevo gobierno que cumpla sus compromisos hechos en campaña, porque con base en ellos se ganó la confianza de los ciudadanos y ahora tendrá que cumplirlos.

El tema de la eliminación de la tenencia, uno de los que más dividendos le dio al Bronco, es al que más énfasis le darán los diputados panistas porque parece que será la primera de las promesas que Jaime no quiere aceptar. Ya declaró que las condiciones financieras del Estado no lo permiten, aunque todo mundo piensa que lo sabía de antemano.

El otro asunto escabroso es el de la deuda pública, que también sirvió para ganar votos y del que ya adelantaron que a lo mejor sí tendrán que pedir prestado para cumplir los requerimientos financieros.

Quienes jugarán un rol importante son los coordinadores de las bancadas del PAN y PRI. El panista Arturo Salinas y el priista Marco González tienen toda la intención de unir fuerzas en donde tengan coincidencias para ser el verdadero equilibrio de poderes que Nuevo León requiere.

 

miguelangel.vargas@milenio.com