En pocas palabras...

Los retos del siglo XXI para NL

En Nuevo León la mayor aspiración de un joven antes de egresar de su carrera profesional es 1) adquirir un vehículo y 2) comprar una casa. En ese orden debería ser también la preocupación de las autoridades estatales, que durante años han ignorado las necesidades de los ciudadanos.

Tal vez por ello Monterrey y su área metropolitana padecen dos de los males del siglo XXI que enfrentan las principales urbes en nuestro país: la falta de vialidades y de viviendas dignas para que los mexicanos puedan tener una mejor calidad de vida.

Según informes del estudio de la motorización en México, nuestra entidad es la tercera con mayor parque vehicular, sólo por detrás del Distrito Federal y Jalisco. Por si esto no fuera suficiente, también es el líder en accidentes viales.

Dicho estudio fue elaborado por el Instituto Mexicano del Transporte y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Aunque los datos proporcionados son antiguos, los archivos históricos demuestran que se trata de una tendencia del Estado al liderar las estadísticas de percances automovilísticos y de registro de automóviles.

En el mismo análisis se revela que hay 430 vehículos por cada mil habitantes y que la cifra de vehículos particulares y camiones de pasajeros asciende a un millón 907 mil 561 registrados en circulación. De estos, la mayoría se encuentra en el municipio de Monterrey, y en otros de la zona metropolitana como San Pedro y Apodaca.

Aunque parezca exagerado, en alguna ocasión le comentaba a un amigo que hay horas y avenidas donde Nuevo León no le envidia nada al caos vial de la capital del país. Hace unos meses abordé un taxi en sobre la avenida Garza Sada y le pedí al chofer que me llevara a la colonia Josefa Zozaya, ubicada en los límites del municipio de Guadalupe y Apodaca.

Habíamos avanzado unas cuadras cuando el taxista me dijo que no me podía dar el servicio porque a esa hora –eran casi las siete de la tarde– el tráfico por Morones Prieto estaba imposible. Justo frente al periódico MILENIO me bajé de la unidad a petición del conductor y eso sólo en el DF me había sucedido.

En cuanto al tema de la vivienda, es otro de los graves déficits en la entidad. La mancha urbana se extendió hasta municipios como Ciénega de Flores al norte, Pesquería al nororiente, Cadereyta al oriente y García al poniente.

Se trata de casas de menos de 90 metros cuadrados y con una dudosa calidad en su construcción. Ahí viven las nuevas generaciones de trabajadores que cumplen los requisitos del Infonavit.

Además del problema del agua y la deuda pública, la nueva administración deberá atender la falta de circulación en calles y avenidas que la mantiene al borde del colapso, además de garantizar un espacio digno dónde vivir y formar una familia.

miguelangel.vargas@milenio.com