En pocas palabras...

2015: Todos quieren, no todos pueden

El diputado federal priista Javier Treviño abrió fuego la semana pasada en contra de la administración de la cual formó parte. Días después salió el peine, como dicen los chavos, pues anunció que en el 2015 buscaría la candidatura del PRI al Gobierno del Estado.

En el mismo tenor, dijo estar el también legislador Héctor Gutiérrez de la Garza, quien sin descartarse para ningún puesto de elección popular, se comprometió a respetar los tiempos del instituto político al que pertenece y, sobre todo, la ley en la materia.

Federico Vargas anda en las mismas. Incluso hay quienes lo acusan de utilizar su puesto como secretario de Desarrollo Social para sacar ventaja, pero como nadie está libre de pecado, por eso tampoco pueden arrojar la primera piedra.

En un sentido estricto todos los aspirantes han utilizado sus cargos públicos para promoverse entre los ciudadanos.

Aunque no quiero decir que sea políticamente correcto, es un recurso indebidamente utilizado.

Las senadoras Ivonne Álvarez y Cristina Díaz están anotadas en la amplia lista de suspirantes del tricolor, igual que el secretario de Economía federal, Ildefonso Guajardo, hoy por hoy el personaje más cercano al presidente Enrique Peña Nieto.

Por ahora eso representa un punto en favor de Poncho, que no tiene la popularidad de algunos de sus oponentes, pero su amistad con Peña Nieto marca una clara diferencia en la carrera por la gubernatura.

En el CEN del PRI a estas alturas tienen muy claro quién es el que mejor registra en las encuestas, pero en ese partido el que manda está en Los Pinos y, por lo tanto, tiene la última palabra.

El otro factor a tomar en cuenta es el gobernador Rodrigo Medina, que si bien es cierto no impondrá al sucesor, si será consultado y en un momento dado ejercerá su derecho de veto.

Se equivocan quienes piensan que Medina quedará fuera de la jugada, y sobre todo que pueden brincarse las trancas e ignorar la figura que representa.

Por esa razón, aunque todos quieren, sólo uno será el elegido.

En el caso de la alcaldía regiomontana, dependerá primero de que cómo se resuelva el tema de la gubernatura, pues lo más probable es que de esa misma lista saldrá el abanderado priista por Monterrey.

miguelangel.vargas@milenio.com