En pocas palabras...

El meme electoral: No era penal

En el vecino estado de Coahuila el PRI asegura haber arrasado con las 16 diputaciones locales en juego. El PAN en Puebla lleva ventaja en los dos municipios donde hubo extraordinarias.

Nayarit protagonizó el proceso más cuestionado de los celebrados este domingo, según denunciaron los dirigentes nacionales del PAN, Gustavo Madero, y del PRD, Jesús Zambrano, donde supuestos grupos armados amenazaron candidatos.

Las tres entidades homologaron sus legislaciones con la federal meses atrás. Con todo y eso hubo denuncias de anomalías por parte de los partidos de oposición.

El común denominador en la jornada de ayer fue el ausentismo en las casillas, hasta cierto punto lógico, porque históricamente las intermedias nunca son atractivas para los electores.

En Coahuila primero, y luego en Tepic, Nayarit, salió a relucir el ingenio de los mexicanos que seguimos acusando a la FIFA de eliminarnos a la mala de la justa mundial celebrada en Brasil, al cruzar dos boletas con la frase ya famosa de: “No era penal”.

Hace una semana de ese hecho y todavía nos duele como si hubiera sido ayer. El rencor se vio reflejado en el caso de Tepic, donde rematan la frase con un PTM, que imagino es una de las maldiciones más usadas por los mexicanos.

Hasta para periodistas acostumbrados a coberturas maratónicas, la de este domingo fue una jornada leve por la escasa afluencia, como me lo comentaba desde temprano mi compañera Marcela Moreno, directora editorial de Milenio Laguna.

Y como en las películas de Batman… mientras tanto en Nuevo León, los diputados siguen enfrascados en una guerra de papel, con acusaciones mutuas de intransigencia, pero ninguno quiere ceder terreno, y el nuevo Instituto Nacional Electoral tendrá que meterlos en cintura.

La realidad es que a los ciudadanos nos dejan en un estado de indefensión, o al menos eso aseguran los expertos en material electoral, porque si con las leyes actualizadas y vigentes los partidos siempre gritan faul, sin ellas las cosas pueden ponerse peor. Pa’l baile vamos.

miguelangel.vargas@milenio.com