En pocas palabras...

La cabalgata de la seguridad

Durante años, la inseguridad modificó nuestras costumbres, y hasta amenazaba acabar con las tradiciones. Por fortuna eso ha cambiado y, aunque todavía hay indicios de la presencia del crimen organizado en la entidad, los esfuerzos de las autoridades parecen rendir frutos.

El sábado pasado se llevó a cabo la cabalgata para festejar el 163 aniversario del municipio de Apodaca, y según las cifras oficiales hubo una participación récord de más de mil 200 jinetes.

Además de lo numeroso, el evento llamó la atención por la presencia de funcionarios y militares montando por las principales calles y avenidas hasta llegar al lienzo charro de Santa Rosa.

En la reseña se comenta que el contingente estuvo integrado por asociaciones de charros, funcionarios municipales, integrantes del Cabildo apodaquense y una decena de alcaldes invitados.

Como diría mi amiga María Julia Lafuente, al anfitrión, Raymundo Flores Elizondo, andaba muy “orondo”, y en su discurso aprovechó la presencia de los elementos del Ejército Mexicano para destacar que gracias a su esfuerzo hoy las cosas han mejorado.

Ya en alguna ocasión el alcalde de Salinas Victoria, Heliodoro Treviño, me había comentado que la región está tranquila, y si bien todavía existen hallazgos de fosas con cadáveres, los enfrentamientos en la vía pública son menos frecuentes.

Eso me lo dijo meses atrás, pero también lo he corroborado cuando platico con otras personas, ajenas a la política, cuya opinión merece toda mi credibilidad.

La percepción de los nuevoleoneses es mejor, sin llegar a la confianza que se respiraba hace unos años, cuando las malas noticias provenían de Ciudad Juárez, Tamaulipas o Michoacán.

El apoyo de las fuerzas federales ha sido fundamental para que la paz esté regresando al estado, y aunque no se pueden echar las campanas al vuelo, quiero pensar que vamos a salir adelante.

Por eso prefiero ver que los alcaldes se unen en torno a este tipo de festejos, y no cómo se enfrentan en guerras de papel para sacar raja política, de lo cual sólo ellos sacan provecho.

miguelangel.vargas@milenio.com