En pocas palabras...

De baches y programas sociales

Además de los baches, que ubican Monterrey como una "ciudad de primera" -ni siquiera entra la segunda velocidad-, el tema de las campañas electorales es de lo que más se habla en los medios de comunicación.

Mal momento eligieron las lluvias para exhibir a los alcaldes metropolitanos por la pésima calidad del pavimento. Hasta las avenidas principales están llenas de verdaderos hoyos que han dañado a decenas de vehículos.

El otro gran trending topic, como dirían en las redes sociales, es el de los programas sociales que benefician a miles de nuevoleoneses. Me refiero a los que brindan las secretarías que durante todo el año están atiborradas de solicitudes.

Nuevo León, como el resto de las entidades del país, tiene una población que envejece a ritmo acelerado. A esa misma velocidad crecen las necesidades de una comunidad que por esa misma inercia deja de ser productiva.

En cuanto al proceso electoral, aun cuando se pudiera prestar a suspicacias, no se han suspendido los programas sociales. Hay miles de amas de casa, de personas de la tercera edad, mujeres en situación vulnerable y personas con capacidades diferentes que resultarían afectadas.

¿Qué pasaría si les quitan los apoyos durante tres meses so pretexto de la veda electoral? Pues simplemente dejarían en total indefensión o peor, sin comer y sin el poco dinero a quienes están incluidos en algún programa social.

En el Estado, Rafael Ramos, el recién nombrado titular de Desarrollo Social, lo tiene muy claro, y aunque está sujeto a las disposiciones que marca la ley, tampoco ha aflojado el paso. Lo más importante, dice, es brindar a los nuevoleoneses una vida digna donde se garantice y fomenten las capacidades y derechos sin distinciones físicas, culturales, económicas o territoriales.

Las jefas de familia reciben ayuda para mejorar su calidad de vida en ámbitos de la salud, la educación y trabajo, o los adultos mayores (personas de 70 años y más tienen acceso a la tarjeta electrónica en la zona metropolitana o el vale papel en zona rural). También las personas con alguna discapacidad obtienen apoyos económicos.

En lo personal considero una buena decisión no interrumpir la labor que realizan funcionarios como Rafa Ramos, siempre y cuando sea fiscalizado para alejar sospechas de manejos indebidos o con interés de beneficiar a algún partido de aquí al 7 de junio.

 

 miguelangel.vargas@milenio.com