En pocas palabras...

UANL: Honor a quien honor merece

La Universidad Autónoma de Nuevo León está dentro del top five de las instituciones de educación superior en el país.

Su nivel académico está muy por encima de muchas y eso ha sido producto del esfuerzo del doctor Jesús Áncer Rodríguez, así como de quienes lo antecedieron.

Como egresado de la Máxima Casa de Estudios me consta el trabajo realizado en los últimos seis años, pero también lo hecho por el doctor Luis Eugenio Todd o por Reyes Tamez Guerra. Vaya, hasta de Alfredo Piñeyro, de quien no tengo gratos recuerdos porque el señor veía a los medios de comunicación como sus enemigos.

Por eso no me gusta poner etiquetas, como aquella de la bata blanca, la cual se utilizaba de manera peyorativa. Eran los tiempos donde se mantenía la hegemonía a base de porros y represión como lo hizo en su momento Piñeyro.

Luego hubo alternancia con el ingeniero Gregorio Farías, con Luis Galán Wong y con José Antonio González Treviño, a quien tuve el privilegio de tratar. El famoso Tigre Toño es una excelente persona y siempre se preocupó por elevar la calidad de la Universidad.

Del doctor Áncer me quedo con su trato siempre humano. Hizo todo para dar el siguiente brinco a fin de internacionalizar a la UANL, objetivo que sin duda alcanzó.

Por eso no creo en el argumento de cambiar por el simple hecho de romper jetaturas, cuando las cosas funcionan.

En próximo miércoles, la Junta de Gobierno habrá de decidir quién de los aspirantes habrá de conducir el destino de mi alma mater, y por eso me siento con autoridad moral para emitir una opinión, aunque la que cuenta, es la de los universitarios en activo.

De los que cubrieron los requisitos, hay sólo tres que merecen mi comentario. Uno es el ingeniero Rogelio Garza, hasta hace poco secretario general. Su trayectoria es impecable y su conocimiento de la Universidad lo hacen un firme candidato para suceder al doctor Áncer. Para un Bronco, un Ranchero.

El otro es Helio Ayala Villarreal, universitario, quien fuera líder estudiantil. Tiene méritos académicos como alumno y luego como director de la facultad de Leyes. Más allá de si tiene posibilidades reales, es un hecho que tiene capacidad.

El que de plano no tiene ma...nera es Mario Alberto Garza Castillo.

Hace dos meses presidía la CEE y tenía la responsabilidad de sacar la elección estatal. Cumplió su encomienda, pero de eso a que merezca la Rectoría hay mucha distancia.  


miguelangel.vargas@milenio.com