En pocas palabras...

El PRI y los ideales de Zapata

Al caudillo del sur, Emiliano Zapata, se le atribuye una de las frases que, según mi particular punto de vista, aplica mejor que ninguna otra en política: “Perdono al que roba y al que mata, pero al que traiciona, nunca”.

Si los que deciden en los partidos se circunscriben al pensamiento de Zapata, muchos de los que ahora ocupan cargos de elección o de dirección no deberían estar.

Es el caso de Ismael Flores, dirigente cetemista que en su afán por influir en los procesos internos del tricolor, llegó al grado de apoyar candidatos panistas para darle la contra a su partido.

El claro ejemplo es el alcalde panista de Juárez, Rodolfo Ambriz, quien le debe su cargo a Ismael, el cual hizo a un lado sus ideales, se dedicó a darle la contra al gobernador e hizo ganar a la oposición en ese municipio.

Por si fuera poco, hoy en día es uno de los más enbroncados y con índices serios de inseguridad. Se disputa con García el nada honroso primer lugar en pobreza, pero en lugar de resolver los problemas, los alcaldes dedican gran parte de su tiempo a echar culpas ajenas.

También metió mano en Salinas Victoria, Ciénega de Flores, Pesquería, entre otros municipios, alentando a grupos contrarios al PRI, pero afortunadamente no logró su cometido.

Ismael era el hijo putativo de don Raúl Caballero Escamilla, pero a su muerte comenzó una cacería contra los hijos del extinto dirigente cetemista y limpió la CTM de cualquier resquicio de quien le dio toda su confianza.

En el 2015 se llevará a cabo la elección del sucesor de Rodrigo Medina, y en el PRI hay al menos una media docena de aspirantes, que tienen un trabajo de años y algunos con poca historia.

Cualquiera de ellos estará en condiciones de llegar por méritos propios o sin ellos, pero en su elección deberán tomar en cuenta las posibilidades reales de competir en una contienda externa sumamente competida.

Sería un grave error tomar en cuenta a personajes como El Mayelo, que han dedicado gran parte de su tiempo a darle la contra al partido que le debe todo. Los ideales de Zapata deben seguir vigentes y más a la hora de seleccionar candidatos en NL.

miguelangel.vargas@milenio.com