En pocas palabras...

NL: "laboratorio electoral"

Sea cual fuere el resultado de la elección del próximo domingo, Nuevo León habrá pasado a la historia como una entidad donde la ciudadanía asumió el papel protagónico. Por encima de los partidos y de los propios candidatos, los electores decidirán su futuro.

Por ello cientos de periodistas nacionales y extranjeros serán testigos presenciales de un proceso que servirá como laboratorio electoral en un país donde el sistema de partidos está en agonía.

Hace unos días platicaba con experimentado político priista hidalguense que coincidía en que nuestra entidad marcará además un parteaguas en la vida de los institutos políticos, pues si quieren seguir vigentes deberán modificar los desgastados métodos para elegir sus candidatos.

Más allá del resultado del próximo domingo, me comentaba, el PRI, PAN y PRD a nivel nacional deberán pensarlo dos veces antes de seguir con los métodos arcaicos de selección, donde el gobernante en turno se siente tocado por Dios y decide ignorar a su militancia.

En el caso de Nuevo León hubo de todo. Acusaciones, señalamientos y difamaciones, pero lo peor es el ambiente de encono que se respira. A nadie le queda duda en el sentido de que los partidos desaprovecharon su gran oportunidad para exponer ideas, propuestas, y se concretaron a embarrarse hasta el cuello de estiércol.

También como nunca antes, los medios tuvieron una activa participación. Algunos tratando de influir en el electorado al destacar lo malo de unos y otros, en lugar de privilegiar la información. Otros realizando encuestas con la metodología que más se les ajustaba a sus intereses.

Afortunadamente “no hay campaña que dure cien días, ni ciudadano que los aguante”. Ayer en los cierres de campaña Jaime mostró su verdadera personalidad al lanzarse contra aquellos que lo critican.

Eso originó que algunos de los asistentes agredieran a los periodistas que cumplen su labor. El Bronco aplica aquella máxima de que “si no estás conmigo, estás contra mí”, aunque tampoco se trata de hacer el caldo gordo porque son gajes del oficio.

Rodríguez Calderón se equivoca al promover ese ánimo de división porque Nuevo León es más que una elección. Los que orgullosamente nacimos aquí esperamos 1) que se respete la voluntad popular y 2) que el lunes 8 regrese la tranquilidad que nos permita seguir avanzando.

miguelangel.vargas@milenio.com