En pocas palabras...

IMSS en NL, referente en trasplantes

Mi hijo Jesús Guillermo tiene 10 años de vida y estudia la primaria en la escuela Unión Montessori de San Andrés Cholula, Puebla. Nació con una enfermedad denominada anomalía de Peters que le provocó un daño cerebral, la cual le obstruyó sus dos córneas.

A los dos años se le trasplantó la primera y cuatro meses después la segunda. Antes hubo que registrarlo en el Sistema Nacional de Trasplantes.

Por eso siempre he sido sensible con el tema. Por eso también me da gusto que la delegación Regional del IMSS en Nuevo León sea todo un referente de trasplantes de corazón, riñón, hígado y córneas en sus Hospitales de Especialidades N° 25 y 34, así como en el Hospital General de Zona N° 33.

Las cifras son contundentes: la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) N° 25 registra de 1980 a 2006, mil 048 trasplantes renales; de 1980 a 2004, 733 de córneas; de 1995 a 2005, 70 trasplantes de células hematopoyéticas y durante 2003 y 2004, 17 trasplantes hepáticos.

Acumuló del 2007 al 2015 un total de 936 trasplantes renales y en lo que va de este año 2016, hasta el mes de junio, ha realizado un total de 56. En cuanto a trasplantes de córneas, esta unidad de especialidades logró mil 096 trasplantes de córneas del 2006 al 2015, mientras que en lo que va del presente año, alcanzó 67 trasplantes de córnea.

En lo referente a células hematopéyicas, del 2006 al 2015, la UMAE 25 realizó 218 trasplantes y en lo que va del año hasta el mes de junio, su productividad fue de 17 en los mencionados trasplantes. Respecto al trasplante hepático de 2007 al 2015, realizó 90 procedimientos quirúrgicos de este tipo.

Por su parte, la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) N° 34 del IMSS con especialidad en Cardiología, ha realizado un total de 63 trasplantes de corazón.

De cinco años a la fecha, el Hospital General de Zona N° 33 en esta delegación del IMSS superó los 100 trasplantes, de los cuales 93 son de riñón y 17 de córneas.

Aún cuando vivimos en un estado que avanza en la cultura de donación de órganos, es necesario intensificar la labor de concientización, a fin de sensibilizar a la población sobre la urgencia de contribuir a salvar y prolongar vidas. A Jesús le cambió la vida y hay miles más que esperan una oportunidad.

miguelangel.vargas@milenio.com