En pocas palabras...

2015: Margarita contra Ildefonso

Las reuniones son en petit comité y se llevan a cabo en el DF, precisamente para no levantar suspicacias. Los convocados a ella aseguran que la decisión está tomada y que el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, será el candidato del PRI a la gubernatura.

Se dice que en los últimos años Poncho ha consolidado alianzas en el sector privado que le permitan llegar, primero a la candidatura y luego al Palacio de Cantera, con el visto bueno del otrora poderoso sector empresarial nuevoleonés.

También afirman que el ahora secretario de Estado contará con el apoyo de la maquinaria priista que irá con todo para garantizar el triunfo en la elección del próximo año, ya que será la primera prueba de fuego donde se medirá el desempeño del presidente Enrique Peña Nieto.

De ser así, el resto de los aspirantes deberán ser acomodados en otras posiciones donde ayuden a sumar votos, porque la prioridad es sacar adelante la elección estatal, en el entendido que Ildefonso Guajardo no es mister popularidad.

En este momento la discusión es dónde quedarán cuadros importantes como Héctor Gutiérrez de la Garza, Ivonne Álvarez, Marcela Guerra, Cristina Díaz o los que impulsa el gobernador Rodrigo Medina, como Federico Vargas y Adrián de la Garza.

El CEN del PRI tiene muy claro que para sacar adelante a su abanderado deberán designar a candidatos con trayectoria y, sobre todo, que sean atractivos electoralmente para la ciudadanía, porque los de enfrente tampoco están dormidos.

Por lo que respecta al PAN, los grupos están poniéndose de acuerdo para ver si dan su apoyo a la alcaldesa regiomontana, Margarita Arellanes, quien es hoy en día la mejor posicionada en las encuestas.

Aunque las mediciones serán tomadas en cuenta, en el caso panista deberán establecer acuerdos a fin de sacar la interna de una manera ordenada y generosa como lo mandan sus estatutos, porque de lo contrario, las cosas se complicarán.

De antemano saben que el aparato oficial que respalda a Poncho es poderoso política y económicamente. Si salen a la contienda desunidos, de nada servirá todo el tiempo y el dinero invertido en los últimos tres años.

En ese grupo compacto de gente cercana a Ildefonso están Abel Guerra y su esposa, Clara Luz Flores Carrales, quien es su mejor amiga desde hace años, cuando ambos fueron diputados locales.

miguelangel.vargas@milenio.com