En pocas palabras...

¿Dónde jugarán los jóvenes?

Hace 40 años, si algo sobraban eran espacios para practicar deporte. Había cientos de terrenos improvisados como canchas de futbol, donde los jóvenes de aquella época soñaban con ser profesionales.

El crecimiento de la mancha urbana trajo consigo desarrollo, pero las consecuencias fueron devastadoras. Muchos de esos predios son ahora grandes centros comerciales o fraccionamientos privados.

En cualquier caso, las nuevas generaciones fueron las afectadas.

Por eso sorprende que la delegación de la Profepa esté poniendo trabas a la iniciativa del alcalde de Juárez, Heriberto Treviño, que pretende construir un complejo deportivo en el lecho del río Santa Catarina, argumentando afectaciones a esa zona.

El beneficio de este espacio recreativo-deportivo es para más de 4 mil familias de colonias como Villas de San José, Real de San José, Ancón, Infonavit Benito Juárez y Riberas de Santa María.

El municipio de Juárez tiene la custodia del cauce desde el año 2003, según el convenio de coordinación celebrado con el Gobierno Federal, el cual lo faculta a instalar parques y canchas en beneficio de la población.

Parece como si el delegado Víctor Cabrera tuviera consigna contra Heriberto, o peor aún, contra miles de familias juarenses, pues en la actualidad municipios como San Pedro y Santa Catarina cuentan con espacios deportivos dentro del río Santa Catarina. En Guadalupe (parques La Pastora, Tolteca y Pipo) y Monterrey (parque Río La Silla en Villa Las Fuentes) tienen espacios recreativos en el río La Silla en distintas secciones.

Incluso se habló de la posibilidad de construir un estadio para el Club de Futbol Tigres, con capacidad para 85 mil espectadores, 14 salas de cine, dos hoteles y un centro comercial con una inversión de 500 millones de dólares.

Se excede el también ex delegado de la PGR, porque si el punto es cuidar el entorno, pues que el municipio cumpla con los lineamientos, pero que no haga grilla con proyectos que sirven para alejar de los vicios a nuestros muchachos.

miguelangel.vargas@milenio.com