En pocas palabras...

¿Y el Gabinete ciudadano cuándo?

Los medios de comunicación (tradicionales y los no tradicionales como lo son las redes sociales) asumieron un papel relevante en el reciente proceso electoral que culminó con el triunfo contundente del gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

Sin embargo, a veces pareciera que se le olvida al Bronco que la campaña ya acabó y ahora deberá demostrar con pruebas documentales todas las acusaciones hechas en contra del ex gobernador Rodrigo Medina de la Cruz y de sus colaboradores.

Está obligado a probar que hubo actos de corrupción tan evidentes como para meterlos a la cárcel de inmediato, porque los ciudadanos esperan que su lenguaje amenazante y mediático se traslade en resultados de manera expedita.

Si Rodrigo o su padre, Humberto Medina, o cualquiera de los ex funcionarios que trabajaron en la pasada administración se enriquecieron a costa del erario, tendrían que ser enjuiciados conforme a la ley. Ni más ni menos.

Eso es lo mínimo que esperan los nuevoleoneses de un gobierno que llega con una gran expectativa, generada por la inconformidad con los políticos que se han convertido en una nueva clase social, con un nivel de vida que envidiaría cualquier empresario.

De igual manera anoche dio a conocer a los integrantes de su Gabinete, donde de entrada destaca la no inclusión de ciudadanos como tal. Se trata en su mayoría de ex priistas, ex panistas y miembros de la iniciativa privada que ahora buscan el poder político.

Destaca el nombramiento de la doctora Esthela Gutiérrez, una investigadora que contendió hace poco por la rectoría. Por otra parte, el compromiso del gobernador Rodríguez Calderón para que todos los funcionarios hagan público su patrimonio es lo menos que deben hacer.

Todos son producto de sus compromisos y ninguno, al menos de los que se mencionaron, son producto de cazadores de talentos o de cualquier otro método utilizado para captar a los mejor preparados.

Con estos nombramientos, según Jaime, se verá la diferencia entre el trato y el maltrato de su administración respecto de las anteriores. Tiene razón, pero como diría el Morro, personaje peculiar de mi barrio, hasta cierto punto.

Se necesita sí una atención de calidad, pero que se refleje en bienestar en los miles de hogares nuevoleoneses. Esa debería ser su principal preocupación antes de pensar en el 2018.

miguelangel.vargas@milenio.com