En pocas palabras...

Cancerotón 2015: un ejemplo a seguir

Dicen que el elogio en boca propia es vituperio, pero en esta ocasión voy a hacer una excepción para destacar la enorme labor realizada por mis compañeros de Multimedios y Milenio, quienes desde el viernes a las 22:00 iniciaron el Cancerotón 2015.

La meta era llegar a los 30 millones de pesos para construir la primera clínica de prevención y detección de la mortal enfermedad que será operada conjuntamente con la UANL.

Por fortuna la cifra fue superada por 400 mil pesos en casi 26 horas de transmisión ininterrumpida, donde conductores y periodistas del grupo hicieron su mayor esfuerzo para lograr el objetivo.

Más que el entusiasmo de mis compañeros, resaltaría la confianza de los miles de ciudadanos que con sus aportaciones harán posible este complejo médico, el primero en su tipo en México y creo que hasta en América Latina.

Su apoyo decidido es una muestra del respeto para la UANL y a su rector Jesús Áncer, pero también a nuestra empresa que una y otra vez ha sido pionera en causas para beneficio de los nuevoleoneses. Nobleza obliga, diría mi amigo el arquitecto Héctor Benavides, quien injustamente fue víctima de ataques en las redes sociales durante el reciente proceso electoral.

Quienes tenemos la dicha de ser padres sabemos lo difícil que ha de ser que a un hijo o un familiar le den un diagnóstico fatal. Imagino que se viene el mundo encima cuando recibes una noticia de esa magnitud, pero gracias a Dios se conjuntó una serie de voluntades para hacer posible un proyecto como el alcanzado el sábado.

Una vez más y pese al injusto trato recibido por algunos medios impresos en el pasado reciente, Multimedios fue el conducto para captar la generosidad de los nuevoleoneses y de muchos otros que sin residir en nuestra entidad están convencidos de la necesidad de unirse en los momentos difíciles.

Porque desde hace años esa ha sido una de nuestras vocaciones. Basta con recordar a nuestro fundador don Jesús Dionisio González, que con gran calidad humana y entusiasmo por ayudar al prójimo creó los Bancos de Sangre y de Huesos, además de apoyar a la clínica Lolita y el Hospital Infantil.

Habrá que felicitar a quienes participaron en la conducción, pero de manera especial a los que con sus aportaciones hacen realidad un proyecto cuyo alcance e impacto en la sociedad regiomontana se verá de inmediato. Y como diría don Quijote de la Mancha... que sigan ladrando los perros.

miguelangel.vargas@milenio.com