En pocas palabras...

La CEE ha dejado de hacer su trabajo

En complicidad con algunos seudomedios, la Comisión Estatal Electoral ha dejado que políticos acelerados de diferentes partidos promuevan su imagen por toda la ciudad aprovechando los vacíos legales.

A través de revistas que ni siquiera tienen circulación real y mucho menos credibilidad, panistas y priistas se valen de ese recurso para candidatearse fuera de tiempo.

A todas luces se trata de un engaño a la autoridad, porque evaden la ley al publicitar su imagen, con mensajes que llevan la clara intención de ganar electores a futuro.

Los ciudadanos saben que se trata de personajes públicos que tienen la intención de sacar algún provecho.

En sus respectivos partidos, la decisión se toma con base en otros criterios y el hecho de tener más presencia en la opinión pública tampoco les garantiza una posición.

Ayuda, pero no es suficiente.

Así podemos ver panorámicos del panista Martín López que busca ser candidato en la próxima contienda para Monterrey o a su compañera de partido, la ex senadora Judith Díaz, quien está empeñada en ser alcaldesa de Guadalupe.

También el diputado federal priista Héctor Gutiérrez de la Garza ha utilizado ese recurso para sus aspiraciones a la alcaldía de Monterrey, donde dicho sea de paso parece no tener internamente un rival que le haga sombra.

Martín es un joven panista que ha salido adelante incluso sin el apoyo de las cúpulas estatales, y ha fincado su fortaleza en sus relaciones a nivel nacional. De hecho en Nuevo León no tiene un grupo definido.

Por su parte Judith es una aguerrida militante del blanquiazul a quien nadie le ha regalado nada y tal vez por eso piensa que el camino para posicionarse es de nuevo a través de esos medios.

Héctor está en el mejor momento de su carrera política y con todo lo realizado en la Cámara de Diputados parece tener asegurada la candidatura regia, que en las últimas elecciones ha sido ganada por Acción Nacional.

Más allá de la presunta violación a las leyes en la que puedan incurrir, se debe señalar la falta de autoridad por parte de la CEE que está obligada a marcar los lineamientos para que los partidos y los ciudadanos los respeten.

miguelangel.vargas@milenio.com