Sin límites

Un nadador con visión

En el CODE Jalisco, tuve una conversación inspiradora con Ari Omar Rhea Cruz, un atleta con 14 años de edad, quien practica la natación en la modalidad de parálisis cerebral.

A los tres meses de edad, se cayó de su cama súbitamente. Sus padres lo llevaron a una revisión médica exhaustica y desde ese momento empezó a recibir diferentes tipos de terapias como son de lenguaje, motricidad, movimientos finos, entre otras, durante casi seis años. Después empezó a practicar la natación como parte de su terapia.

Ahora, este guerrero, con su valentía y perseverancia, ya ha participado en varias paraolimpiadas, la primera de ellas fue en Querétaro, donde obtuvo oro y plata en 2015. “Empiezo a realizar mis entrenamientos con más empeño porque me gustó ser vencedor”, comparte.

La segunda fue ese mismo año en Veracruz. “Salí con una medalla de plata y una de bronce. Continúo realizando mis entrenamientos con una actitud positiva porque la siguiente paraolimpiada se llevará a cabo en Guerrero, y estoy realizando mis entrenamientos dos horas diarias, de lunes a viernes”.

El estudiante de secundaria señaló que “si quieres ver resultados positivos, hazlo con la plena seguridad de que vas a obtener grandes resultados”.

Agregó que le gusta salir con sus amigos y de viaje con su familia, además “me apasiona jugar ajedrez”, dijo, así como practicar basquetbol y futbol.

Sobre sus planes a futuro, señaló: “Quiero estudiar y obtener un doctorado en Negocios Internacionales, y por supuesto formar una familia y tener dos hijos”.

Además, dijo que le gustaría seguir en la natación. “Desde que entré al equipo de natación siempre he soñado con ser un gran deportista en esta disciplina, siempre he soñado ser un Michael Phelps mexicano, y quiero decirles que estoy dispuesto a llegar a ser un gran deportista como él”, finalizó.