Sin límites

¡Una mujer esforzándose por la victoria!

Debido a su padecimiento de emi lejía, desde pequeña Dora María García Delgadillo fue sobreprotegida por sus padres, quienes no le daban permiso de asistir a la escuela y en su casa se hacía lo que ellos decían, sin oportunidad de opinar.

A sus 55 años de edad, esta mujer originaria de Guadalajara decidió empezar de cero. Comenzó a ir al DIF Jalisco, donde imparten clases de primeria abierta y se motivó más al saber que el gobierno brindaba apoyo para sus gastos, aunque todavía no recibe algún tipo de ayuda hasta que apruebe unos exámenes.

Está emocionada de poder aprender para dedicarse a alguna actividad y sostenerse a sí misma para dejar de depender de sus hermanos. Vive en casa de su padre junto con su hermana, quien estudia un posgrado y los apoya económicamente a ella, a su padre y a su sobrino.

Dora María comenta que cuando llega de estudiar, se va a caminar a un parque cerca de su casa por lo menos durante una hora diariamente. Espera poner su propio negocio cerca de su casa para no verse en la necesidad de usar el transporte público, pues considera que ofrecen un servicio muy malo, considera que la mayoría de los choferes ofrecen un pésimo servicio y muchos usuarios no son amables, “sobre todo los hombres, mejor las damas se ponen de pie y te ofrecen el asiento, las mujeres son más amables que los hombres”.

“Quieren subir el costo del pasaje, no puede ser, y la verdad esa es la razón por la que me gustaría tener un negocio cerca de mi casa”, dijo emocionada.