Sin límites

Un inquieto deportista

Tiene 19 años, es débil visual y practica la natación. Cristóbal Alejando Magaña Fregoso comenzó a practicar este deporte en 2014, en el Comude, ha participado en varias competencias y obtenido diferentes reconocimientos que lo han impulsado a mejorar en su disciplina y en su salud.

Tenía el deseo de superar todo lo malo que estaba pronosticado para él, clínicamente hablando, seguía persistiendo en sus entrenamientos nunca perdiendo la esperanza de tener un mejor futuro.

En 2014, en una competencia estatal, le fue muy bien, en dos oportunidades anteriores no había dado los tiempos requeridos, indignado, seguía insistiendo con sus entrenamientos constantes hasta que consiguió la clasificación y al mismo tiempo lo invitaron a integrarse al Code.

Ahora, en este club deportivo, empieza a nadar de 9:00 a 12:00 horas, “saliendo de nadar me dirijo al gimnasio de 12:00 a 13:00 horas, después rápidamente me baño, llega mi mamá por mí, como y le ayudo a mi mamá a hacer el quehacer”, cuenta.

En el Code realiza sus prácticas con entusiasmo. Este año, acudió a la paralimpiada en Acapulco, donde “participé en la competencia de 100 metros libres, quedando en cuarto lugar”, en 50 metros estilo libre obtuvo el quinto puesto, “no pierdo las esperanzas de tener mi primera medalla ya que entre a un club más competitivo y sé que tengo que dar lo mejor de mi constantemente, eso me impulsa a ser mejor”, explica.

El egresado de preparatoria, ha intentado en dos ocasiones ingresar a la carrera de terapia física y deporte, pero no lo ha logrado; sin embargo, se enfoca en aprender cosas nuevas.

A través de internet, “conocí a un amigo que me comentó que sabía tocar el piano y me interesó aprender, soy autodidacta, ese amigo me enseñó a leer diferentes partituras, al mismo tiempo investigaba por mi cuenta o escuchaba esa parte de la melodía y la practicaba hasta que me salía, de esta manera tengo ya un año y medio, ya sé tocar varias melodías completas. También entre semana estoy aprendiendo a hacer animaciones digitales”.

Los fines de semana los reserva para su familia. Los sábados visitan a la abuela y los domingos salen de paseo. Asegura que su deseo es apoyar a todos los que se encuentran en una situación difícil y a los que no, también.