Sin límites

Un atleta estratégico

José Miguel Flores, de 25 años de edad, vive con artogriosis congénita. Su madre tuvo que ser sometida a una cesárea, y después de nacer José Miguel fue intervenido quirúrgicamente para reparar el daño en hombro, rodillas y tobillos que sufrió, por lo que durante su primer año de vida tuvo que recibir terapias físicas y fue operado en múltiples ocasiones hasta los 15 años. El deporte también formaba parte de su tratamiento.

Cuando tenía seis años entró a Teletón, donde estuvo durante seis años, “recibiendo terapias en mis brazos, piernas, hidroterapias, teniendo una experiencia agradable, al mismo tiempo estaba en el DIF, hasta la fecha asisto a ese lugar”.

En la secundaria se llevaba bien con sus compañeros, “aunque no faltaba el graciosito que de vez en cuando me echaba carrilla”, comparte.

Los primeros días de preparatoria, asegura, se sentía “como un bicho raro, no podía hacer las actividades como los demás compañeros hasta que me adapté a ellos y ellos a mí, en todas las etapas escolares, incluyendo mi licenciatura en Deportes me la pasé bien con mis compañeros”.

Una trabajadora del DIF le habló del Code, “me lo recomendó para que continuara con mi rehabilitación de mis brazos, piernas y cuerpo en general”.

A los seis años entró a natación, pero fue hasta los 15 años cuando comenzó a participar en competencias. “Fui a la paralimpiada juvenil en la Ciudad de México, de donde regresé con el galardón dorado de la competencia 50 metros libre”. En 2007 compitió en Puebla en la misma categoría y repitió la hazaña.

Un año después, en Tamaulipas, aceptó el reto de 50 metros dorso y obtuvo el tercer lugar; en 2009, en la misma competencia, consiguió la plata, medalla que también ganó en Michoacán, en 2010.

Además, comenzó a practicar boccia, y el año pasado tuvo la oportunidad de participar en el mundial abierto celebrado en Cali, Colombia, “esa fue una gran experiencia ya que estamos hablando de ligas mayores, sin embargo no me fue tan bien como quería, no obstante fue una gran experiencia deportiva, ya que me va forjando como deportista”.

Actualmente se prepara para participar en la competencia nacional que se llevará a cabo en Toluca.

El licenciado en Deportes ahora se dedica completamente a practicar boccia. “En un futuro seré maestro de deportes y a mis alumnos les transmitiré las experiencias adquiridas, podré hacerlo en cualquier deporte, ya que me siento preparado para transmitir lo estudiado, al igual mis experiencias; estudié deportes con especialidad en deporte adaptado”.

Finalmente, envía un mensaje a los jóvenes: “No se obstaculicen, exploten todas sus capacidades y habilidades tanto físicas como intelectuales, luchen por sus sueños, no permitan que nadie les diga que no son capaces de hacer lo que están dispuestos a lograr, tienen todo para alcanzar el éxito”.