En frecuencia

A un año de la reforma penal

Se ha cumplido un año de que entró en vigor el Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, y conviene echar un vistazo en lo que ha sucedido a lo largo de este período, pues los reclamos más fuertes provienen de las instancias de procuración de justicia.

El más fuerte es el que han denominado la "puerta giratoria" en el que las policías tanto persecutoras del delito como las investigadoras se han quejado que, independientemente del trabajo que realicen, siempre los presuntos delincuentes han terminado en la calle, debido a que gozan de la protección de sus derechos.

Pasamos del sistema en que el indiciado tenía que demostrar su inocencia a uno en que todos son inocentes no importa el delito, menos los que están en el catálogo constitucional, hasta que se demuestre lo contrario.

Sin embargo ayer me llamó la atención un análisis de las sentencias emitidas por los jueces hecho por el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) en el que se observa cuál ha sido el comportamiento en cuanto a éstas en los estados que fueron pioneros en la implementación del sistema y los que se rezagaron, el resultado es el mismo en ambos casos, las sentencias disminuyeron. De acuerdo a este análisis se podría deducir no estaría en el Poder Judicial la respuesta al porqué no bajan los índices delictivos.

Es interesante cómo evalúan el comportamiento de los juzgadores, aunque reconocen que la información es escasa, sí es suficiente para revisar de fondo no solo el desempeño de los encargados de impartir justicia, sino también de los actores previos a ello, sin que esto signifique que no haya una responsabilidad compartida.

El título del análisis me parece muy sugerente ¿Feliz cumpleaños al Nuevo Sistema de Justicia Penal? En el que Ricardo Corona, abogado general del Imco desmenuza lo que ha pasado con base a los datos con los que se cuenta.

En él plantea que son dos actores importantes los que se encuentran en la implementación por un lado los jueces a quienes se les acusa de la política de "puerta giratoria" pero por otro lado se encuentran quienes están antes de la puerta que serían las procuradurías.

Para el Imco, el pilar de la presunción de inocencia y que la mayoría de los delitos se procesen en libertad no tendría necesariamente una relación directa con el alto grado de impunidad, sino más bien sería el que no se están atendiendo al 100 por ciento las reglas del juego de la reforma penal iniciada en el 2008.

Sería en todo caso a mi parecer, una mezcla de deficiencias que deberían subsanarse urgentemente desde la investigación del delito hasta la sentencia del indiciado. Vale la pena echarle un ojo a la conclusión:

"La implementación del NSJP no trajo consigo un cambio relevante en la forma en que los operadores procesan una investigación. Es decir, la procuración de justicia penal mexicana continúa maquilando expedientes criminales que carecen de investigaciones profesionales y que son incapaces, cada vez más, de identificar a los responsables de los delitos y de lograr la reparación del daño sufrido por las víctimas". ¿Para cuándo el cambio?

miguel.puertolas@milenio.com