En frecuencia

La política del bacheo

¿Se ha fijado que padecemos el eterno problema del bacheo? Parece una penitencia en el país que tenemos que estar eternamente reparando calles, avenidas y carreteras debido a la mala calidad de los productos utilizados para ello, que en el momento en que empiezan a caer las primeras lluvias parece que la carpeta asfáltica es soluble al agua.

Así, desafortunadamente, vemos muchas de las acciones de gobierno, nos dedicamos a tapar baches en lugar de resolver los problemas de fondo con acciones preventivas y reaccionamos cuando ya han ocurrido tragedias.

No es nuevo el tema de los huachicoleros, tenemos décadas conociendo de fondo el tema del robo de combustible con pérdidas millonarias para Petróleos Mexicanos (Pemex) y no fue sino hasta que se dieron los hechos de Palmarito que entonces sí se convocó a una reunión urgente para emprender acciones en contra de este delito. Se anunció un combate frontal a las bandas que lo operan y la estrategia de debilitar la estructura financiera del negocio.

Como suele suceder con las grades iniciativas de combate al crimen, en especial las que se anuncian con bombo y platillo, es fecha que no sabemos de un gran capo detenido por este delito, pero como en el ejemplo que le pongo al principio de este comentario, se pusieron a tapar el bache en lugar de prevenir que se abra.

Tuvieron que pasar las muertes de decenas de periodistas en los últimos 17 años y no fue sino hasta que el homicidio de un personaje como el periodista Javier Valdez cimbrara al país para que de nuevo se convocara a Los Pinos a una gran cruzada a favor de la defensa de periodistas, comunicadores y defensores de los derechos humanos… qué no era necesario solo un homicidio para que esto sucediera… parece que no, otra vez tapando el bache.

Y así le puedo poner un sinnúmero de ejemplos, algunos tan ridículos como la decisión que toman muchos gobiernos de pavimentar calles como si nunca fuera a llover y se olvidan del drenaje necesario para eliminar los excedentes de agua, y tenemos como resultado siempre inundaciones catastróficas que terminan por generar inundaciones que cuestan la vida de decenas de mexicanos al año.

Así la política tapa baches en la que vivimos, una en la que los legisladores decidieron un día que en la Constitución debería contemplarse un catálogo de delitos sujetos de prisión preventiva, como si fueran los únicos y ahora tendrá que taparse el bache con una reforma al artículo 19 para evitar que delincuentes armados, detenidos en flagrancia y lo peor, reincidentes, anden como si nada al margen de la ley.

Ley anti moches

Un claro ejemplo de prevención es la iniciativa presentada por Miguel Márquez en el Congreso del Estado, para modificar la Ley de Obra Pública, con lo que se busca dar transparencia a los procesos de licitación y evitar en lo posible, pues no hay legislación infalible actos de corrupción. Pues la obra pública termina siendo onerosa y visiblemente débil precisamente por este mal.

miguel.puertolas@milenio.com