En frecuencia

Espionaje

Primero se lanza una cruzada para defender el trabajo realizado por periodistas y defensores de los derechos humanos, y ahora sale a la luz un reportaje de The New York Times en el que se involucra al gobierno en un serio tema de espionaje precisamente dirigido hacia quienes hace unos días se comprometió a defender.

No hay nada oculto bajo el sol y tarde o temprano siempre la verdad sale a la luz, y ahora aunque débilmente han negado el espionaje hacia personas que pudieran resultar incómodas, es obvio que el blanco de este ciber ataque a la intimidad de personajes non gratos tiene un claro objetivo, adelantarse a la crítica y accionar antes de ser cuestionados.

No me sorprenden los personajes que estarían en la mira, periodistas que han señalado duros cuestionamientos y sobre todo organizaciones civiles que han puesto el dedo en la yaga de la corrupción, y el descrédito de algunos gobiernos, ciudadanos que en algún momento han probado con bases científicas que las cosas no van bien.

Hoy se habla del famoso programa Pegasus, desarrollado por la empresa israelí NSO Group, y que los gobiernos lo adquieren so pretexto de hacer frente a la delincuencia o los terroristas, interviniendo sus comunicaciones, a fin de adelantarse a acciones determinadas y lograr en algunos casos su captura.

Pero es obvio que la tentación es mucha y si no me lo cree, ¿de dónde supone que salieron por ejemplo las famosas conversaciones del presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova sobre sus burlas a la comunidad indígena? O ¿cómo fue que llegaron a medios sensacionalistas las andanzas amorosas del hoy aspirante independiente a la Presidencia de México, Pedro Ferriz de Con?

Pero no hay novedad en el tema, sólo han cambiado los actores de los que hoy se da cuenta que son espiados por el gobierno... no hay en el mundo técnicamente gobierno que no espíe a adversarios y no quiere decir que eso esté bien, pero no son prácticas ajenas a nadie.

Además esto no es nuevo, el portal de filtraciones Wikileaks dio a conocer hace dos años que en México varias dependencias y gobiernos estatales adquirieron dos sistemas de espionaje denominados Galileo y Da Vinci, creados en este caso por la empresa Hacking Team, por el cual se pagaron miles de millones de dólares por concepto de licencias. Los gobiernos de Puebla, Tamaulipas, Yucatán, Durango, Jalisco, Querétaro, Estado de México, además del CISEN eran clientes de la empresa Italiana.

Pero no se asuste, no vaya a creer que los gobiernos andan por la vida espiando a cualquiera, sólo si usted es un potencial enemigo del sistema, o simplemente una piedra en el zapato seguramente se ganará el privilegio de que le planten uno de estos spyware pues cada instalación de este sistema de espionaje, el "Pegasus" a una persona requiere de una licencia por la que se pagan miles de dólares a la empresa NSO Group.

Bonita la cosa en la que se gastan los recursos de los ciudadanos...

miguel.puertolas@milenio.com