En frecuencia

Debacle en el PRI

No cabe la menor duda y no hace falta ser vidente para saber cuál será el destino de quien llegue a la candidatura priista al gobierno de la entidad, pues parecen aferrados a seguir administrando las derrotas.

Se dice que mañana se registrará como aspirante a la candidatura al gobierno de Guanajuato el senador Gerardo Sánchez, quien se dice convencido de ser la mejor opción al interior del tricolor por contar con algo de estructura. Y digo algo porque no parece en lo más mínimo que las bases priistas sean suficientes para darle el triunfo a un PRI que se encuentra derruido y sin fortalezas.

Es más que evidente que los priistas están divididos, desorganizados, peleados, confrontados y lo que es peor sin un liderazgo capaz de unificar los esfuerzos con miras al proceso electoral, liderazgo del que veo incapaz al grupo del senador y al senador mismo asumir.

Veo lamentablemente que no hay un contrapeso en el estado a la hegemonía de un partido, que vive sin la más mínima preocupación, desafortunadamente, gracias a la carencia de una oposición seria, que permita los contrapesos necesarios en una democracia.

Y en muy poco ayuda la posición que asumen algunas personas que con un dejo de misoginia reclaman posiciones, denostando a sus contrincantes públicamente haciendo referencia a atributos físicos como clave para alcanzar cargos de elección popular. Opiniones vertidas tanto por hombres como por mujeres que lo único que hacen es adelantar una derrota anunciada.

El debate político debe de ser de altura, con la crítica y cuestionamientos necesarios para hacer de la oferta política un escenario interesante para los electores que de lo que estamos hartos es del pleito por intereses personales sin oferta para mejorar la calidad de vida de quienes trabajamos por hacer de este país uno mejor.

Veo que poco se podrá hacer para cambiar la tendencia de las campañas políticas que vienen, mucho en parte por la desidia de dejar pasar la oportunidad como sociedad de exigir altura a las contiendas electorales.

Por lo que al PRI en Guanajuato respecta, tuvieron los últimos seis años para prepararse, pero me queda claro que este partido, especialmente, se encuentra secuestrado por una camarilla de interesados solo en su beneficio personal y no en ser partícipes y reales contendientes.

Y no es que esté a favor de ningún partido político, pero en este momento me llama la atención de lo que ocurre al interior de este partido que viene viendo un fenómeno que se ha repetido sexenio tras sexenio.

Como van las cosas, el vuelo es en picada y parece que no hay otro destino que el que ya se augura. Allá ellos, al final la sociedad evalúa y decide.

miguel.puertolas@milenio.com