En frecuencia

3de3 vueltas 

Si realmente en nuestro país hubiera la verdadera disposición de combatir la corrupción, hoy sin un Sistema Nacional Anticorrupción, podría atacarse el lastre que tiene a nuestro país en el tercer mundo, destinando enormes cantidades de dinero a actos de corrupción, que bien podrían invertirse en la generación de oportunidades para los mexicanos.

Leyes existen, lo que parece inexistente entre la clase política a del país es la obligación que tienen de aplicarlas, no como arma política, como es la costumbre de antaño, sino con la verdadera convicción de hacer las cosas bien y sacar al país adelante.

Me da risa cómo los dirigentes de todos los partidos políticos se rasgan las vestiduras cuando hablan de corrupción, mientras que en sus filas encumbran a personajes que lejos están de tener una carrera proba en el servicio público y critican al adversario viendo la paja en el ojo ajeno, mientas que en el suyo hay más de una viga incrustada. No hay partido interesado realmente en combatir la corrupción en nuestro país y prueba de ello es que la alternancia ha dado la oportunidad a todos los partidos en todas las posiciones y sólo se castiga al enemigo del sistema.

No por ser aguafiestas, pero la prolongada discusión sobre las leyes secundarias del dichoso sistema en el poder legislativo federal, es solo para ver cómo encontrar el camino que evite endurecer las medidas y permita amarrar las manos a los funcionarios con libertad de hacer uso del recurso público a sus anchas.

Cómo confiar en un poder, el Legislativo, cuando en un estudio hecho por el Banco Mundial, revela que gracias a ellos hay empresas ventajosas en el trámite de créditos para la realización de obras, en donde se destaca que solo unas empresas son las favorecidas. Las firmas mexicanas "políticamente conectadas" obtienen préstamos de mayor volumen, a plazos más largos y con menos requisitos, aunque esos financiamientos registran una mayor tasa de morosidad.

Cómo olvidar los famosos "moches" que pedían los legisladores a alcaldes para favorecerlos con recursos para obras que obviamente iban a terminar beneficiando sus aspiraciones políticas, se hizo un escándalo mayúsculo ¿y se sancionó a alguien? ¡No!

Se sabe que la iniciativa ciudadana 3de3, prenden rebajarla para hacer obligatorio que los funcionarios solo presenten dos declaraciones la patrimonial y la de conflicto de interés, menos la fiscal donde se revelaría su cumplimiento con Hacienda pero también su verdadero patrimonio.

Ahora que los senadores y diputados tiene la oportunidad dorada de hacer suya una iniciativa impulsada por 300 mil mexicanos,y de recuperar la credibilidad, parece que nada merma la ambición que da la posibilidad de llegar al servicio público para hacerse rico de la noche a la mañana.

Existe una ley de responsabilidad de los servidores públicos, existe un código penal, hay toda una infraestructura para procurar y administrar la justicia, pero no hay funcionarios sancionados después de escándalos y menos resarcimiento del erario. De verdad señores legisladores si no hay un sistema anticorrupción, ¿no se puede hacer algo?

A otro perro con ese hueso.

@miguelpuertolas