En frecuencia

Zozobra en el interior

Por qué no se dice nada de lo que ocurre en otros municipios del estado? aquí también roban y secuestran , me comentaba un radioescucha en un mensaje, durante el noticiero matutino de MILENIO RADIO. Fue demoledor, es cierto, en el interior del estado de Jalisco suceden muchas cosas de las que desafortunadamente no se da cuenta, hasta que la violencia desborda y entonces la autoridad presurosa corre a tapar el pozo ya que el niño se ahogó.

Pero lo peor sucede cuando luego de tapar el pozo se olvidan que el terreno está lleno de ellos y en cualquier otro momento otro niño se ahogará y claro se va a repetir la historia. "Todo mundo sabe donde vive El Mencho" cabecilla del Cártel Jalisco Nueva Generación, decían en Villa Purificación, todo mundo sabe donde viven los "jefes de la plaza" dicen igual en San Sebastián, que los pobladores de la Sierra del Tigre, si "todo mundo sabe ¿porqué nadie hace nada?" repiten algunos pobladores de zona de la sierra que viven la presencia de grupos de delincuentes.

No fue sino hasta que les derribaron un helicóptero de la Fuerza Aérea cuando emprendieron la famosa "Operación Jalisco" el resultado: un puñado de detenidos, algunas cantidades decomisadas de droga, otro tanto de armas aseguradas y no pasó de ahí el tremendo despliegue de fuerzas de seguridad.

Lo registrado al inicio de año en Lagos de Moreno no tiene sus inicios a finales del 2015, es producto de la descomposición y del descuido de las autoridades, que permiten que grupos delincuenciales crezcan, tomando de rehenes a la población que vio como en poco menos de dos meses, más de una veintena de asesinatos se cometieron, lo que elevó la tasa a 13 por cada 100 mil habitantes, casi la misma del país, para un municipio que apenas sobrepasa los 153 mil habitantes.

Tal es el descuido y la descomposición que ahora narcomenudistas se dan el lujo de amenazar de muerte a catedráticos encargados de dirigir los destinos de estudiantes en los centro universitarios del interior del estado. Lo sucedido a el director de la Preparatoria Regional de la UdeG en Lagos de Moreno, Roberto Castelán Rueda, debe ser una alerta para las autoridades pues no es posible que un rufián tenga la entera libertad de vender droga en una preparatoria, sea detectado por el director y no por la policía. Pero además que se dé la oportunidad de agredir al maestro y amenazarlo de muerte.

¿Por qué no se dice nada de lo que ocurre en otros municipios del estado? parece un grito desesperado de muchas regiones de la entidad, donde hasta que no derriban un helicóptero, o se desata una ola de violencia inusitada, nadie voltea a ver. Tapan el pozo, sí, pero dejan muchos abiertos.

@miguelpuertolas