En frecuencia

Pruebas, control y desconfianza

La transparencia es un tema en el que la mayoría de los servidores públicos están de acuerdo, pero que se haga “en los bueyes de mi compadre”.  MILENIO  JALISCO ha documentado grandes casos en donde la transparencia y no la filtración de datos, han terminado por dejar al descubierto prácticas negativas en el servicio público. Pero lo más importante es que esa transparencia y el ejercicio periodístico han contribuido a generar cambios en beneficio de la sociedad.

La opacidad es la mejor amiga de la protección de los intereses personales de los políticos, prueba de ello fue la reiterada negativa del alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, de mostrar el resultado de los exámenes de control de confianza del comisario de seguridad Salvador Caro Cabrera, pues defendió que su funcionario había aprobado los exámenes, lo cual es cierto, pero no se atrevió a mostrar que lo había hecho “con restricciones”.

En un comunicado se atrevieron a asegurar que lo publicado por MILENIO JALISCO era información falsa, cuando existía un documento emitido por el Centro Estatal de Evaluación, firmado por su titular y entregado a un servidor por transparencia, en el que se mencionaba que Caro Cabrera había pasado los exámenes “con restricciones”.

La restricciones por tratarse de información de carácter personal no se pueden revelar a través de la transparencia, pero tampoco es cierto que una de las restricciones sea tener que presentar de nuevo los exámenes de control y de confianza por no contar con registro ante el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), pues como también aquí lo publicamos, con documentos en mano, ni el fiscal central, Rafael Castellanos, ni el fiscal del Estado, Eduardo Almaguer contaban con registro ante el SNSP y sus resultados no mostraron la leyenda “con restricciones”.

Además  el Centro Nacional de Evaluación y Acreditación es claro en asegurar que estas restricciones, son la imposibilidad de tener acceso a algunas actividades críticas sin la supervisión del mando superior, en este caso el alcalde. MILENIO JALISCO en todo momento presentó documentos oficiales emitidos por las autoridades responsables de evaluar.

Al contrario a la posición asumida oficialmente del gobierno tapatío de negar el acceso a conocer en qué condiciones había llegado el comisario, los jefes policiales de Tlaquepaque, Tonalá y Tlajomulco, así como el fiscal del estado, avalaron la posición del Instituto de Transparencia (Itei) de que los resultados de los exámenes de control de confianza deberían ser públicos, pues los ciudadanos tiene el derecho de saber en qué condiciones llegan a quienes les pagarán por cuidarlos.