En frecuencia

Lupa ciudadana

El funcionario público, que tiene la obligación de desempeñar ciertas funciones, parece que no trabaja como debe de ser y lo hace bajo dos premisas, la vigilancia continua o el interés de ser visto cuando desea buscar otro cargo, santo que no es visto no es adorado.

Esta semana mi compañero Víctor Hugo Ornelas hizo un recuento del trabajo que realizan los regidores, sacando una relación de las iniciativas que cada edil ha presentado en el Ayuntamiento de Guadalajara, como un parámetro accesible y práctico para medir el desempeño de los ediles.

Y es que siempre se mide al Congreso de Jalisco y sus diputados por el número de iniciativas presentadas y aprobadas, el número de ausencias y participaciones en tribuna, por ser algunas de las funciones mínimas que debe realizar un legislador.

Una función mínima, que no la única para los regidores, es presentar iniciativas de modificación a reglamentos municipales, de nuevos reglamentos, de exhortos a otras autoridades para mejorar la calidad de vida de los habitantes del municipio que gobiernan o ¿apoco los reglamentos son perfectos y no requieren un sólo ajuste? ese es un trabajo mínimo con el que deben de cumplir quienes forman parte de un cabildo.

Partiendo de esa premisa, no nos explicamos cómo es que muchos de los regidores, en especial de los de extracción del partido Movimiento Ciudadano, casi se desgarran las vestiduras en reclamos, cuando se les exhibe con poca participación en este trabajo básico que deben realizar en el cabildo tapatío, cosa que estamos plenamente seguros se repite en otros tantos municipios si no es que en los 125 que existen en el estado de Jalisco.

Tenemos un grave problema de desempeño, porque no se hace público el trabajo que realizan los ediles en el Estado, asunto sobre lo cual debe de empezar a legislarse para que se establezcan parámetros de medición de la función de los ediles, desde el presidente municipal pasando por regidores y que de manera obligatoria se deban hacer públicos, a fin de que el ciudadano esté informado de lo que hacen sus representantes sobre todo ahora que pretenden la reelección.

Ya estamos cansados de funcionarios públicos que solo reaccionan a periodicazos y el cambio viene, la mayoría de las veces en un plazo perentorio casi inmediato, cuando son exhibidos y sometidos a la lupa ciudadana. Parece que esta es la única forma de obtener resultados hasta generar un cambio; esperamos que quienes cobran del erario y son “servidores” respondan a aquellos ciudadanos interesados en su desempeño, pues a fin de cuenta esos ciudadanos fueron quienes les dieron el voto de confianza para estar en el cargo que hoy ostentan.

@miguelpuertolas