En frecuencia

Cinismo estridente

La única forma en que se puede explicar cómo opera la procuración e impartición de justicia la pueden dar los datos duros que desafortunadamente nos llevan a una conclusión, en nuestro país, el castigo de los delitos y la reinserción de los verdaderos delincuentes son una verdadera falacia.

¿Por qué no disminuyen los índices delictivos? ¿Por qué con la mano en la cintura cientos de funcionarios de diferentes niveles se atreven a malversar cantidades que resultan una verdadera grosería? Por la simple y sencilla razón de que en nuestro país difícilmente encontrarán un castigo a sus actos; dada la parálisis en la que se encuentra todo el sistema involucrado en la seguridad, desde la prevención del delito, pasando por el combate al mismo, luego en la procuración de justicia, para terminar también con un sistema de impartición que esta convaleciente de una congestión delincuencial.

El cinismo con el que se conducen delincuentes que presumen sus vidas de lujo en las redes sociales, y con el que políticos de toda índole se placean con vidas suntuosas, después de haber llegado con una mano adelante y otra atrás al poder, tiene sus razones en el Índice Global de Impunidad para México IGI-MEX elaborado por el Centro de Estudios Sobre Impunidad y Justicia de la Universidad de las Américas.

En el mundo no solo somos el país más corrupto de la OCDE, sino que ocupamos el segundo lugar con mayor índice de impunidad, y algo tenemos que hacer como sociedad para cambiar esa imagen que se tiene en el mundo de nuestro país.

La inoperancia de nuestro sistema nos ha llevado a que la gente no denuncie, no por temor a la autoridad o a represalias en su contra, sino que está arraigada la idea de que nada va a suceder. En México la cifra negra de delitos alcanza el 93 por ciento; es decir, solo siete de cada cien delitos se denuncian y de esos, solo cuatro de cada cien terminan con la sentencia emitida por un juez.

En 2015 en todo el país se denunciaron 1 millón 500 mil 897 delitos, según las cifras publicadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, si hacemos caso a la estadística en realidad se habrían cometido más de 21 millones de actos ilícitos en el país, pues sólo el siete por ciento se denunciaron. Todas esas averiguaciones previas derivadas de los delitos denunciados resultarán solo en poco más de 60 mil casos sentenciados.

Impunidad es la palabra clave, México requiere de una reingeniería de todo su sistema de seguridad, procuración e impartición de justicia, bien se puede tomar como base de análisis los resultados del IGI-MEX. 

Twitter @miguelpuertolas